Santiago López Castillo

No escarmientan: sigue la cacería

No escarmientan: sigue la cacería
Santiago López Castillo. PD

Ni con Rita ni sin Rita tienen mis males remedio. Estamos ante otra cacería, esta vez al presidente de la región murciana, cuyo nombre desconocíamos pero la prensa vocinglera y la izquierda cerril y radical, es lo mismo, nos lo ponen hasta en la sopa.
Se llama Pedro Antonio Sánchez y ya la judicatura, sin investigación ni comprobación alguna le imputa, lo que da paso libre a la pena del telediario. Que si tuvo algunas irregularidades cuando fue alcalde de Puerto Lumbreras. Mire, a este paso, no hay alcalde -ni aunque fuera un santo varón- que escape de alguna irregularidad burocrática.

De Murcia sólo tengo el recuerdo que cuando terminé la carrera fui a «La Verdad», el mejor periódico del sureste en los años 60, de la Editorial Católica, el «Ya». Estuve año y medio, donde aprendí mucho, y me volví a Madrid, que es mi pueblo. Desde aquí, en mi progresión profesional, llegué a ser el máximo responsable de TVE en las Cortes (Constitución, 23-F y 30 fecundos años de parlamentarismo, concediéndoseme el I Premio de la Carta Magna por todos los grupos políticos, a buen seguro que por mi aguante profesional tras quinientas horas de debates).

Quienes, pacientemente me sigan, advertirían que mis columnas en pos del sosiego, el rigor tanto de la clase política como la periodística, que es la que me podría afectar, a mi no, pero como no soy corporativista digo la realidad y lo que ciertamente me sale de los huevos. Pedía un poco de mesura, rigor, lejos de la inmediatez hasta que los jueces decidieran. Pero la judicatura tiene el norte virado hacia la izquierda. Líbrese usted, querido españolito, si le tocan los jueces para la democracia y, encima, es usted del Real Madrid. Los casos de Ciudadanos, Podemos, PSOE y cuartos menguantes no interesan. Y, por si fuera poco (el debate siempre es ilustrativo), ha saltado la algarabía con que el PP es una franquicia del socialismo. Y todo porque el partido de Rajoy quiere elevar determinados impuestos haciendo piña con el PSOE. Pero ¿no nos damos cuenta de que el Gobierno está en minoría y, de lo contrario, la legislatura durará menos que un chupa-chups a la puerta de un colegio. Pero eso es para un comentario aparte.

A la hora de echar el cierre a estas líneas, casualidad, casualidad, se archiva la querella del ex ministro Soria contra la jueza Victoria Rosell por cohecho y prevaricación. Casi nada. O como diría Quevedo donde no hay justicia es difícil tener razón.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído