Manuel del Rosal

Antinatalistas, abortistas y animalistas

Antinatalistas, abortistas y animalistas
Manuel del Rosal García. PD

«Humanitario consiste en nunca sacrificar a un ser humano con nuestro propio egoísmo» Albert Schweiter, médico, filósofo y teólogo franco alemán. En 1952 obtuvo el premio Nobel de la Paz

A los proabortistas y antinatalistas les dedico la frase atribuida a Ronald Reagan, que dice así: «Me he dado cuenta de que todos los que están a favor del aborto ya han nacido» A los antinatalistas les añado que, para que dejaran de sufrir esta perra vida, lo primero que deberían hacer es inmolarse en nombre de su estupidez. De esa forma salvarían del sufrimiento vital a sus futuros hijos y a sí mismos. A los animalistas les ofrezco esta frase de Blaise Pascal: «El hombre no es ángel ni bestia, y la desgracia quiere, que quién quiere hacer de ángel, haga de bestia»

Son los nuevos especímenes de nuestra especie. En su evolución – si es que hemos evolucionado algo – el hombre ha pasado del Singe Anthropoide al Homo Sapiens con paradas en el Homo Habilis, Homo Erectus, Homo Sapiens Neandertalensis y Homo Sapiens Sapiens. Algunos científicos defienden que el último paso dado en esa evolución es el Homo Consumptionis (consumista). Como esto de la evolución no para y es cansino, en los últimos años parte de los humanos han evolucionado a abortistas, animalistas y antinatalistas que es lo último en evolución de nuestra especie; especie que se busca constantemente y nunca se encuentra. Parece ser que ya está cerca el paso definitivo en la evolución de nuestra especie: los robots inteligentes. Los de mi generación tenemos la suerte de que no veremos semejante evolución que nos hará – en contra de lo que nos dicen – esclavos de máquinas inteligentes. Ya somos esclavos de aparatitos llamados móviles a los que estamos enganchados y sumisos las 24 horas del día. La tan cacareada inteligencia de los robots futuros, no lo es tanto, debido a que la inteligencia del hombre consumista cabe en un grano de mostaza y cualquier inteligencia por burda que sea será superior a ella. Otra cosa sería si los robots tuvieran que enfrentarse a hombres como los del Renacimiento, pero en nuestra evolución ha habido momentos de involución e incluso retroceso, y en estos momentos es obvio, claro y evidente que el ser humano – sociológicamente hablando – está dando pasos hacia atrás. No hay más que ver las últimas tendencias: proabortistas, animalistas, antinatalistas y demás tonterías terminadas en ista que no pueden ser más estúpidas al ir contra la especie.

Los proabortistas pueden expresar sus ideas y llevarlas a la práctica porque sus padres tuvieron la generosidad de traerles a la vida y asumir su desarrollo y educación. Es curioso que todos los partidarios del aborto están vivos y disfrutan de la vida, sin embargo, apuestan por la muerte; la de sus propios hijos. Aducen que esos hijos son hijos no deseados. ¿Cómo puede un hijo no ser deseado? Estos señores y señoras tienen en común negarle la vida antes de nacer a sus hijos, mientras se desgañitan en contra de la pena de muerte. Una paradoja, ¿verdad? Claro que cuando oímos como una reportera famosa reniega del hijo que acaba de nacer -» Tener un hijo es perder calidad de vida» – nada nos puede extrañar.

Los animalistas – ¡que palabra más fea! – quieren tanto a los animales que en ocasiones los anteponen a los humanos. Hay por ahí un partido político que quiere llevar al congreso a los perros y sentarlos en los escaños. La verdad es que, en algunos casos, – muchos más de los que imaginemos – lo harían mejor que sus señorías. Una diputada de Ciudadanos quiere equiparar como personas a hombres, mujeres y perros por aquello de la igualdad. Exactamente ha dicho: «Yo busco la igualdad de las personas reales: mujeres, hombres y seres» Señora diputada de Ciudadanos, ¿qué hacemos con las ratas? También son seres.

Y llegamos a sumun en estas derivas de la evolución del humano: LOS ANTINATALISTAS. Digo el sumun porque estos tienen entre sus preceptos y como uno de los principales, acabar con nuestra especie debido a que todo el que nace viene a este mundo a sufrir. Desconozco los sufrimientos que han padecido desde que nacieron estos antinatalistas, desconozco su situación actual; pero estoy seguro de que viven bien y disfrutan de la vida con todos los alicientes que esta les ofrece; viven tan bien como el gurú de esta marea nueva: Se llama David Benatar y es director del departamento de Filosofía de la Universidad de Ciudad del Cabo que ha expuesto sus ideas antinatalistas en un libro que ha titulado «Better never to have been» (Mejor no haber nacido nunca). La dedicatoria a sus padres habla de toda la ruindad y mezquindad que encierra en su pecho. Esta es la dedicatoria: «Dedicado a mis padres, a pesar de haberme dado la vida». Este señor filósofo y todos sus feligreses y acólitos ya están perdiendo tiempo para inmolarse en honor a sus ideas antinatalistas. No acabarían con la especie, pero la librarían de quienes, estúpidamente, quieren acabar con ella.

Abortistas, animalistas y antinatalistas tienen una cosa en común: un egoísmo atroz.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído