OKDIARIO

Carlos Dávila: «ETA ya manda en España»

Por entonces el PNV se creía interlocutor de ETA y de su cofradía de matarifes

Carlos Dávila: "ETA ya manda en España"

El libro de Aramburu, ya convertido en serie, ‘Patria’, tiene una lacra de propaganda y una carencia estructural. La primera, la publicidad equidistante con que se anunció la saga televisiva; la segunda la ausencia de cualquier protagonismo del PNV en los años de plomo con los que la banda terrorista asoló a España.

Leyendo el, por lo demás, excelente relato, viendo muy detenidamente los capítulos, y, sobre todo, espantado como estoy por el conchabeo indigno de Sánchez con los sucesores de los pistoleros, he recordado la tópica sentencia política con la que, en una ocasión, Xabier Arzallus, máximo exponente del nacionalismo exclusivo, radical desde la Transición hasta prácticamente este momento, expuso la relación fraternal que su partido mantuvo con los diferentes señuelos políticos de ETA.

Es aquel horrendamente famoso «árbol y nueces», que casi nunca, o nunca, se ha recordado en su integridad:

«No conozco -proclamó Arzalluz- ningún pueblo que haya alcanzado su liberación sin que unos arreen y otros discutan, unos sacudan el árbol para que caigan las nueces y otros las recojan».

Durante mucho tiempo fue así. El proceso fue inmediato al fin de la Guerra Civil. Las Juventudes del PNV, EGI, fueron metabolizando año a año la gran frustración que su partido sufrió tras la victoria de Franco. Se pasó mucho tiempo resentido el PNV contra las potencias occidentales a las que reprobaron por no ayudarle al derrocamiento del Régimen.

Pasaron los años, ETA se instaló como una marabunta asesina en el tejido social vascongado, y ese pueblo de gudaris asilvestrados se dedicó a mirar a otro lado cuando los criminales perpetraron sus terribles fechorías.

Una terrible anécdota o dos, mejor. Una, en febrero de 2003: el jefe de la Policía Local de Andoain, Joseba Pagaza murió acribillado por los disparos de un homicida.

Durante tres o cuatro días se sucedieron las condenas sensibles, muy sensibleras, también las del PNV que tenía concejales en ese pueblo.

Tras la conmoción sin embargo llegó el silencio, o peor todavía, el desprecio, el alejamiento con que los habitantes de la localidad, también los representantes de Batasuna, desde luego, y del PNV, trataron a la familia Pagazaurtundua.

Tanto es así, que los niños de asesinado tuvieron que abandonar el pueblo para ser escolarizados más incógnitamente en San Sebastián.

Por entonces el PNV se creía interlocutor de ETA y de su cofradía de matarifes, pero, en opinión de gentes despistadas, cómplices o simplemente imbéciles como Ardanza, no temía, ni mucho menos, que ETA y su gentuza de los alrededores se les montara en la chepa y tuviera la tentación, ya cumplida ahora, de sustituirle en el manejo del pueblo vasco.

ETA mataba, el PNV se condolía más o menos y ahí quedaba la historia.

Segunda y brutal anécdota: ¿Saben ustedes lo que hicieron las autoridades municipales de Mondragón con el agujero, el zulo en el que Ortega Lara estuvo secuestrado 532 días?, pues simplemente mandaron taparlo con hormigón para que nunca nadie más volviera por allí para retratar la ignominia. En aquellos tiempos, en Hernani, el pueblo, todo el pueblo porque se contaban las presencias y las ausencias, se convocó en el frontón para homenajear a veintidós etarras, sus «chicos» de la metralleta.

La liberación de Ortega y el asesinato de Miguel Ángel Blanco urdieron toda una protesta nacional contra los terroristas y sus objetivos. Y el PN; que en principio se sumó a las concentraciones, se asustó y se dijo:

«A ver si ahora los españoles nos van a comer la tostada».

Y encargó directamente al filobatasuno Eguibar la negociación con los «hermanos separados» de Batasuna. Eguibar llamó a su amigo, el abogado, habilísimo abogado, Iñigo Iruín, entre ambos perpetraron los acuerdos de Estella. Por detrás andaba el terrorista Otegui, el secuestrador de Javier Rupérez, el jefe de la banda, el «hombre de la paz» del estulto Zapatero, el «hombre de Estado» del perillán Sánchez.

Redactaron un documento que era todo un pacto contra los españoles. Batasuna lo describió así: «Es un cauce político e institucional más ancho para desplazar al PNV y adquirir centralidad política y social». Al PNV, que acababa de firmar se le abrieron las carnes, pero siguió contando con los etarras que actuaban, como suelen decir el actual presidente del Euskadi Buru Batzar, Andoni Ortúzar, de «chinchetas», para molestar y j…. al personal.

Y es que el PNV seguía a lo suyo; a deshilachar España para, ellos sí, sin disparar un tiro, llevarse el agua a su molino, hoy los presos a Martutene. Lo describía así entonces el que fue diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao:

«A los vascos nos va bien cuando al resto de España le va mal».

O sea, como ahora.

Pero tan listo como es, con tanto cuadro del mejor Deusto en sus filas, al PNV le están dando por detrás. Otegui, la terrorista Merche Aizpurúa, y el abertzalismo más casposo, violento y radical se está quedando con el santo y la limosna. Con Iglesias Otegui se morrea y a Sánchez le lidia, le manda como a un becerro, aunque ahora saque al agreste Ábalos, provisto de una finura intelectual que no se veía desde don José Ortega, para decir que no, que tampoco es que cuente con Bildu, que no todo está hecho. ¡Otra mentira más! ¡Si lo tiene firmado!

El embuste no tiene otro fin que engañar de nuevo a la clarisa Arrimadas que, o bien es menos avispada de lo que una vez se creyó ella misma, o se ha transmutado en amante política del personaje más odioso, más trolero, más felón de toda la Historia de España, incluido ya aquí Fernando VII. El dúo ETA-Iglesias ya manda en España, las gentes se dicen estúpidamente: «¡Por Dios, por Dios!» pero el mundo entero español, mira a otro lado como cuando ETA asesinó al socialista Pagazaurtundua.

No queremos enterarnos. Un periodista antiguo, ya muerto infelizmente, nos describía así: «Si somos más tontos, nacemos ovejas».

De pastores van un condenado por terrorismo y un leninista rabioso. ¡Qué país! clamaría don Jacinto Miquelarena!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído