ANÁLISIS

Pedro Sánchez no se baja los pantalones ante los golpistas, los lleva doblados en el antebrazo

La respuesta del Gobierno socialista al último chantaje del separatismo fue tan vergonzosa como decepcionante

Pedro Sánchez no se baja los pantalones ante los golpistas, los lleva doblados en el antebrazo
Pedro Sánchez (PSOE), presidente del Gobierno de España. EP

Esto no es la que merecen los españoles; no hay otro camino que el del 155

Por fuerte que suene, el titular de este artículo refleja crudamente la triste realidad española: Pedro Sánchez no se baja los pantalones ante los golpistas catalanes, los lleva doblados en el antebrazo.

Son las funestas consecuencias de ese cóctel diabólico que forman la ambición desquiciada de un político de poco fuete y el apoyo que le dio el PSOE, cuando se echó en manos de proetarras, separatistas y otros zarrapastrosos, para reunir los votos necesarios para derribar a Mariano Rajoy e instalarse en La Moncloa.

Una vez más, el Gobierno socialista ha tenido que rectificar sobre la marcha para reconocer la gravedad del asedio del radicalismo independentista al Parlamento de Cataluña (Ni España ni los españoles se merecen a Pedro Sánchez y este Gobierno de mierda).

Inicialmente, el Ejecutivo había defendido por boca del ministro Ábalos que lo ocurrido era «asumible», infravalorando así la violencia empleada por los CDR contra los Mossos (El xenófobo Torra exige a Sánchez una propuesta de autodeterminación o lo echa de La Moncloa).

Otra vez La Moncloa rebajaba el tono y mantenía su humillado perfil bajo para no ofender al separatismo, en esta inútil estrategia de Sánchez de «normalizar» Cataluña por el apaciguamiento y la cesión (A falta de Torra valiente que echarse a la cara, Ana Rosa destripa a su número dos: «Esto no se lo cree nadie»).

Pero ese apaciguamiento no es tal. Casi dos millones de catalanes a los que los dirigentes de la Generalitat prometieron una república ya saben que les tomaron el pelo. Se sienten engañados y frustrados porque llegaron a creer que Mas, Junqueras, Puigdemont, o ahora Torra, iban a satisfacer sus expectativas.

Ahora, el movimiento separatista se ha resquebrajado -hasta los Mossos cuestionan a Torra- y por eso resulta inexplicable que Sánchez contribuya de forma tan decidida a oxigenarlo.

Las reacciones del Gobierno a lo ocurrido frente al Parlament fueron el festival del despropósito. A primera hora, Sánchez desautorizaba a Ábalos sosteniendo que «la violencia no es el camino», pero a renglón seguido su portavoz, Celaá, opinó que «Torra no parece responsable porque no ha llamado a la violencia».

A su vez, Batet contradijo a Celaá al afirmar que Torra sí fue responsable por «alentar el movimiento en la calle», y Grande-Marlaska desafinó de Batet y de Sánchez reduciendo todo a un «momento de tensión improcedente».

Para añadir confusión, Susana Díaz dijo que «Torra se ha comportado como un hooligan incitando a la violencia»… Resulta desconcertante que en el PSOE sean incapaces de ponerse de acuerdo sobre qué es, o no, violencia.

Todo en este Gobierno es una mascarada. No hay matices. Torra agitó a los radicales animándoles a violentar las calles, pero se le volvió en contra provocando una rebelión interna en el independentismo, que empieza a no reconocer en él mucho más que una marioneta irrelevante. Haber sembrado la semilla de la independencia, como hace Torra, para después acobardarse por miedo a la cárcel, ha desengañado al separatismo y ha descolocado al «Gobierno del diálogo».

De hecho, este 2 de octubre de 2018 Torra chantajeó a Sánchez: o plantea un referéndum para la independencia en un mes o le retirará su apoyo parlamentario. Lo que faltaba.

La respuesta del Ejecutivo fue tan melíflua como, de nuevo, decepcionante: no se dio por enterado del chantaje y volvió con el insufrible mensaje de la distensión y el diálogo. Los españoles no merecen un Gobierno que tolera coacciones de quien alienta la violencia y el enfrentamiento civil.

Porque el chantaje no se lo hace Torra a Sánchez sino al Estado, ese que debería defender un Gobierno socialista que solo parece centrado en defenderse a sí mismo. No hay otro camino que el del 155.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído