Debate Nación. IU-ICV compara a Zapatero con el capitán de «Moby Dick» a la caza de los mercados

El portavoz de IU en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, comparó hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el capitán Ahab, protagonista de «Moby Dick», en su afán por capturar la confianza de los mercados, mientras la de ICV, Nuria Buenaventura, resumió su mandato en «renuncia y claudicación».

En su discurso en el Debate sobre el Estado de la Nación, Llamazares consideró atestiguado que el síndrome de La Moncloa existe, porque, tras el giro a la derecha de hace un año, Zapatero había acudido al Congreso atándose al timón del barco como el capitán de barco pesquero creado por Herman Melville, a la caza de la confianza de los mercados en lugar de a la ballena blanca.

El portavoz de IU apeló continuamente a los manifestantes del movimiento del 15-M y se negó a que se le critique en nombre de la «democracia representativa» cuando esta coalición es la tercera fuerza de España y tiene que intervenir en sexto lugar en el debate.

Llamazares interpretó que los ciudadanos están preocupados porque la democracia se está convirtiendo en plutocracia, mientras el bipartidismo agota la pluralidad y pone en crisis instituciones como el TC. Añadió que ante este movimiento no se ha de expresar sólo respeto ni reafirmar los principios democráticos que todos comparten, sino estudiar dónde falla el sistema para lograr que represente mejor a la sociedad.

Además, Llamazares espetó a Zapatero que las últimas elecciones del 22-M reflejan una «honda desafección de su electorado» y la frustración de los electores de izquierda, que se consideran «traicionados» porque «esta política no les representa». Advirtiendo que los ajustes «alargan y profundizan la crisis» y reparten sus costes asimétricamente, rechazó la subida de la renta per cápita como reflejo de igualdad y cohesión social.

Llamazares vaticinó que, si Zapatero se había reafirmado en sus políticas, eso anunciaba sólo más desigualdad y diferencia de rentas, y sólo vio detrás de todo una buena noticia: que los humillados no aceptan la humillación y aparecen en el escenario político».

A su vez, Nuria Buenaventura resumió el legado del presidente como una continua «renuncia y claudicación» a sus prncipios ideológicos, ante los poderosos, en temas como la edad de jubilación, la reforma laboral y el mercado hipotecario y en su apuesta original por la autonomía de Cataluña.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído