Debate sobre el Estado de la Nación / El presidente del Gobierno centra su intervención en la recuperación económica

Mariano Rajoy: «Nada ha ocurrido por casualidad, sino por las reformas acometidas»

El líder del PP promete creación neta de empleo este año

Mariano Rajoy: "Nada ha ocurrido por casualidad, sino por las reformas acometidas"
Mariano Rajoy. TAREK

La particularidad del Debate sobre el Estado de la Nación de 2014 es que marca el inicio de la campaña de las elecciones europeas, que se celebrarán exactamente dentro de tres meses y serán las primeras de alcance nacional desde que Mariano Rajoy llegó al poder.

La intervención del presidente del Gobierno en el Parlamento ha comenzado casi simultánemente con la noticia de que La Comisión Europea prevé que España crecerá el doble de lo previsto este año.

Bruselas rebaja la tasa de paro española al 25,7% y cree que déficit se quedará en el 6,7% (sin contar la ayuda a los bancos), por encima del 6,5% pactado con el Gobierno.

Con ese telón de fondo, ha iniciado Rajoy su discurso, pero en unos términos y con un estilo que ha dejado durante dos largos minutos helados a los suyos y estupefactos a los de Pérez Rubaclcaba y el resto de la oposición:

  • «España se ha convertido en la gran preocupación de Europa»
  • «La deuda ahoga a España»
  • «Extrema dificultad en España»
  • «Los males de España pueden golpear a la economía mundial»
  • «La crisis española da vértigo a Europa»
  • «España colapsará, sí o sí»
  • «España: el rescate o el caos»
  • «España al borde del precipicio»

Para alivio de los suyos y desconsuelo de los otros, era la lectura de titulares de periódicos europeos para, sin solución de continuidad, citar a los mismos medios pero con expresiones radicalmente diferentes.

Ahora todo en España apunta al optimismo hasta el punto de comparar al país con Alemania. Saldo positivo en la balanza exterior, récord histórico en las exportaciones y sector turístico, inversión extranjera en cifras creciente, la prima de riesgo reduciéndose.

«Este es el cambio de tendencia; ha variado el rumbo; hemos pasado del retroceso al avance, de la caída a la recuperación, de la amenaza a la esperanza, hemos pasado con bien el Cabo de Hornos…»

Y así ha lanzado el presidente muchas expresiones optimistas más para afrontar la primera parte del debate.

España ya no es un lastre para Europa, y hay futuro, algo que no existía cuando el PP llegó al Gobierno, ha recordado Rajoy con el primer recordatorio de la jornada a la herencia socialista recibida. Un antes y un después.

«Ya no hablamos de esperanza sino de ambiciones».

A ello hay que añadir «matices y colores», pero no se puede negar el cambio. «Y no del Gobierno, sino de los españoles, debido a su sacrificio y a sus esperanzas».

«Sin ningún tipo de triunfalismo ni complacencia hay que perseverar en el camino porque ha mostrado su eficacia, aunque no descansaré ni me daré por satisfecho hasta que el paro no descienda con fuerza, porque más de cinco millones de personas no pueden trabajar».

«Todas las iniciativas no tienen otro objetivo que dar trabajo a quien no lo tiene».

Después de felicitarse por lo conseguido, el presidente ha retrocedido para describir cómo estaba España hace dos años, cuando se llegó al Gobierno, cuáles eran los problemas hace un año, para llegar a la situación actual.

«Lo primero decir la verdad y reconocer los problemas», ha declarado en una crítica implícita al Gobierno anterior que mucho tardó en reconocer la crisis.

«Tenemos que acostumbrarnos a gastar lo que tenemos».

Con esta frase aparentemente simple ha aludido al meollo de su política con una drástica política de reducción del déficit, sin mencionar expresamente los consiguientes recortes sociales que ha supuesto esa política, además de la subida de impuestos. El gran instrumento para llevarla a cabo ha sido la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

«Nada ha ocurrido por casualidad, sino por las reformas acometidas».

«Después de nueve trimestres de recesión se ha superado» y se ha empezado a crecer «aunque sea muy ligeramente En 2013 se han ahorrado 8.800 millones de euros por el descenso de la prima de riesgo».

CREAR EMPLEO, CREAR EMPLEO, CREAR EMPLEO, CREAR EMPLEO…

Y pasaban 40 minutos del inicio la intervención, cuando el presidente ha lanzado las primeras previsiones y anuncios del discurso del debate del estado de la nación, el segundo de su mandato, especialmente una batería de medidas para trabajadores y empleados.

También, la previsión de futuro inmediato para 2014, en consonancia con los datos avanzados poco antes por la Comisión Europea, que señalan mejorías: el crecimiento previsto del PIB se revisará al alza, la previsión es del 1% en 2014 y 1,5 para el 2015. En 2014 se creará empleo neto y habrá más afiliados a la seguridad social.

«Veremos creación neta de empleo en 2014», ha afirmado el presidente, que ha anunciado que a finales de marzo presentará la reforma fiscal.

«Se planteará como un programa de reformas; no puedo anticipar detalles concretas, pero sí anuncio que se aliviará la carga fiscal y 12 millones de contribuyentes se verán beneficiados: y los trabajadores que ganan menos de 12.000 euros al año no pagarán IRPF y se elevarán los mínimos personales por hijos y lo mismo sobre los ascendientes con incapacidad que convivan con el contribuyente».

El primer anuncio neto ha sido este:

«Desde el día de hoy la contratación indefinida tendrá tarifa plana de cotización social de 100 euros siempre que se trate, siempre que se trate de creación de empleo neto».

Rajoy ha explicado que este viernes se aprobará esta rebaja de cotizaciones que permitirá a las empresas de cualquier tamaño esa rebaja de 100 euros al mes durante 24 meses, siempre que suponga un aumento de plantilla y si no mantuviera al trabajador durante tres años deberá devolver los beneficios obtenidos.

EL EMBROLLO CATALÁN COMO CIERRE

El presidente enfiló la recta final del discurso en el debate sobre el estado de la nación abordando el tema catalán.

«Epaña es un estado de Derecho, quien nos gobierna a todos es la ley, a este Gobierno le preocupa, y mucho, la suerte de las personas que viven en Cataluña, y le preocupa que se arriesgue su bienestar y su futuro. No nos conviene quebrar la unidad. Nadie unilateralmente, nadie, puede privar al conjunto del pueblo español de su derecho a decidir sobre su futuro, ni el Gobierno. El referéndum es ilegal, no se puede celebrar».

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído