Tiene ahora muy complicado cerrarse en banda a la formación de un Gobierno fuerte en Madrid

El sórdido apaño de los independentistas en Cataluña traslada toda la presión a Pedro Sánchez

Al no haber ya elecciones catalanas, se acaba la tregua que le dieron Susana Díaz y los barones críticos

El sórdido apaño de los independentistas en Cataluña traslada toda la presión a Pedro Sánchez
Pedro Sánchez. PD

La presión social y política para que PP, PSOE y Ciudadanos lleguen a un acuerdo de mínimos se intensifica

El apaño ‘in extremis’ alcanzado entre Junts pel Sí y la CUP este sábado, que aparta a Artur Mas de la Presidencia de la Generalitat a cambio del apoyo de los anticapitalistas para dar estabilidad al Govern, supone la consolidación del inicio del proceso secesionista en Cataluña.

Pero además, la repercusión se dejará sentir en el período postelectoral abierto desde el 20D en España: el desafío catalán traslada toda la presión a Pedro Sánchez, como líder del PSOE y segundo partido más votado, para la formación de un Gobierno estable en el país.

El Ejecutivo que salga -si es que finalmente se permite una investidura- tendrá que enfrentarse a la gestión del plan de ruptura en Cataluña, que, según los planes de Junts pel Sí, se desarrollará en los próximos 18 meses.

La investidura este domingo del que será nuevo presidente de la Generalitat, el alcalde de Girona Carles Puigdemont, supondrá un revulsivo en Madrid, donde los plazos para formar gobierno tendrán que acelerarse, según explica el diario El País, este 10 de enero de 2016

«Tras el acuerdo de último minuto que parecía imposible entre JxSí y la CUP, el Gobierno en funciones lanzó un mensaje apelando a la formación de un próximo Ejecutivo que cuente con una amplia base parlamentaria que garantice la estabilidad y la capacidad para defender con solvencia y eficacia el derecho de todos los españoles a decidir sobre su país, y hacer frente al desafío independentista».

Se trata de un claro llamamiento al PSOE y a Pedro Sánchez para alcanzar un pacto que no cuestione la unidad de España, a diferencia de la posición más ambigua del siguiente partido con mayor fuerza parlamentaria tras el 20D, Podemos.

La estrategia de Rajoy de apelar a la responsabilidad ante la consolidación secesionista en Cataluña pone así a Pedro Sánchez en el ojo del huracán.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído