La presidenta de la Comunidad de Madrid habla dos años y medio después de su episodio más dramático

Desgarrador testimonio de Cifuentes tras su accidente: «Quise morirme»

"Hay un momento en el que dices ya no tengo fuerzas para seguir adelante, y llegué a ese punto, a no poder soportarlo"

Desgarrador testimonio de Cifuentes tras su accidente: "Quise morirme"
Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid. EP

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, habla en una larga entrevista con Okdiario que publica este 28 de febrero de 2016 sobre su gestión, pero, especialmente, sobre el accidente de circulación de hace dos años y medio y que estuvo a punto de costarle la vida –Cristina Cifuentes: «Quise morirme, pero ocurrió algo en la UCI que hizo que decidiera vivir»-.

El testimonio de la política del PP es tremendamente desgarrador y confiesa que hubo un momento determinado en el que deseó la muerte. Asegura que hay recuerdos que le van y le vienen:

Lo tengo todo como en una nebulosa. Llegó el SAMUR muy rápido. Tengo algunos recuerdos que se han ido diluyendo. Yo estaba muy grave, me estaba muriendo, de hecho tuvieron que parar la ambulancia en el Paseo de la Castellana para intubarme porque me estaba muriendo y no llegaba al hospital. En ese momento perdí la consciencia. Hasta entonces, tengo recuerdos de muchas cosas… de estar esperando… de la gente que vino… me retiraron y me pusieron debajo de una marquesina… recuerdo muchas cosas de ese momento…

Destaca que:

Durante el coma tuve algunos momentos de consciencia. Estuve en coma inducido casi dos semanas. Cuando llego a urgencias del Hospital de La Paz, me intervienen rápidamente porque estoy teniendo un derrame interno y tienen que cerrarme cuanto antes una arteria. Lo que te ocurre cuando estás en coma no es consciencia exactamente. Es como si vivieras una realidad paralela. Yo viví esa realidad paralela que además recuerdo con bastante nitidez. Es algo curioso porque yo los sueños los olvido muy rápidamente pero esto no. Cuando volví del coma, había médicos, personas y situaciones que ya conocía… evidentemente, eso ocurrió durante el coma.

Reconoce en la UCI pasó sus peores momentos:

La experiencia en la UCI es una experiencia angustiosa para cualquier persona, pero para mí fue especialmente angustiosa por distintos motivos. Verte en un lugar, sin poder hablar [tenía hecha la traqueotomía], casi sin poder moverme, con muchísimo dolor y con muchísimo miedo… es algo que, de verdad no le deseo ni a mi peor enemigo… Si el dolor de por sí es malo y el miedo de por sí es malo, la mezcla de las dos cosas es verdaderamente horrorosa. El miedo es porque no sabes lo que te ocurre, ni cómo estás ni cómo te vas a quedar… Más que miedo es terror.

En la UCI te sientes completamente indefenso, como si fueras un objeto… Eres un trozo de carne. Y lo entiendo, el paciente se despersonaliza porque probablemente si no fuera así, sería muy difícil que nos salvaran la vida. Estar en una UCI como la de La Paz, un espacio diáfano, donde no hay intimidad. Tú estás desnudo en una cama, tapada con un trozo de tela y eres un ser humano pero despersonalizado.

Considera que la UCI es el mismísimo infierno:

Supongo que todos tenemos nuestros demonios, pero es verdad que para mí, aquello fue una experiencia muy dura. Muy dura. [Silencio] Yo no se lo deseo ni a mi peor enemigo. Porque no es sólo lo que tú estás viviendo sino todo lo que ocurre a tu alrededor. Todo lo que ves es desgracia, todo lo que ves es sufrimiento…

El médico que me atendió me dijo que la mayor parte de las personas que pasan por una estancia larga en la UCI logra olvidarlo por el shock postraumático que te produce la propia vivencia en la UCI. Sin embargo, yo no lo he olvidado, yo me acuerdo del nombre de las personas que estaban allí, yo me acuerdo de algunas personas que estuvieron allí con peor o mejor situación que la mía… y recuerdo cómo algunos no podían dejar de llorar…

No es sólo lo que te ocurre a ti, es vivir en una situación donde todo lo que te rodea es muerte o personas luchando para no morir y médicos y enfermeras luchando para que no mueran. Es un estrés máximo. A mí me dijo el médico que la UCI es la antesala del infierno y yo creo que, a veces, es el infierno mismo.

Y asegura que hubo momentos en los que deseó morirse:

Sí, yo supe que me moría y algo peor: yo quise morirme. Yo quería morirme porque no lo aguantaba. Cuando el sufrimiento llega a un nivel, hay un momento en el que dices «ya no tengo fuerzas para seguir adelante», y llegué a ese punto, a no poder soportarlo. Íntimamente, decidí que ya no podía más. Entonces me despedí. Me despedí de mí misma, del mundo y pensé en mis hijos. Pensé que ya eran mayores y que si yo faltaba ya no pasaba nada. Lo importante de ese proceso es que te das cuenta que te tienes que ir estando en paz contigo misma y con el resto y eso es un proceso muy… muy fuerte. Nunca en la vida pensé que podía llegar conscientemente a eso.

Con el tiempo, me he dado cuenta de que es positivo porque cuando llegas de manera consciente a eso, sabes que sólo te quedarás en paz cuando aprendes a perdonar a todos. A todos y a ti mismo. Cuando haces eso, cuando perdonas a todos, es cuando te quedas en paz y sabes que te puedes ir tranquila. Esto tiene una gran ventaja y es que, cuando vuelves, cuando aparece un resquicio, que en mi caso ocurrió, es cuando dices «pues mira no, no me voy a morir» o por lo menos, en mi caso, más que no morirme, decidí que iba a luchar porque yo no quería hacerlo en la UCI. Decidí que, si me moría, lo haría con mi familia, en la habitación o en mi casa. Eso es lo que verdaderamente me impulsó a luchar y a salir adelante.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído