Un largo punto final a base de puros y whisky en el restaurante Arahy de la calle Alcalá

La ‘última cena’ de Rajoy con sus ministros fue un almuerzo para digerir la amarga derrota

El presidente del Gobierno se atrincheró durante ocho largas horas en el local, dejando en su silla del Congreso el bolso de Soraya Sáenz de Santamaría a modo de santo y seña

Se fue de bastante mal humor del Congreso a las dos de la tarde de este aciago jueves 31 de mayo de 2018, dejando en su silla el bolso de Soraya Sáenz de Santamaría por si las moscas. (María Dolores Cospedal descarta la dimisión de Rajoy porque no garantiza que el PP salve el Gobierno).

Tras conocer que la moción de censura presentada contra él iba a prosperar merced al apoyo del PNV, puso rumbo Rajoy hacia el restaurante Arahy, situado en la calle Alcalá entre las plazas de Cibeles e Independencia, donde su jefe de gabinete, José Luís Ayllón, tenía a punto su habitual reservado. (Hermann Tertsch ‘agradece’ a Rajoy su incompentencia: «Gracias a él nos gobernarán Boye, Torra, Roures y Ternera»).

Allí –entre bulos de toda índole- se pasó ocho horas, de comida-merienda-cena con sus ministros, José Luis Ayllón, Carmen Martínez Castro y Sergio Ramos a la cabeza, Cospedal, Dolors Nadal, Fátima Báñez e Íñigo Méndez de Vigo, a base de Salmorejo cremoso, anchoas de Santoña y solomillo de vaca gallega que con esmero les había preparado el chef José Ynglada ‘Mundi’.

Entre tanto, escuchaban de fondo y como quien no quiere la cosa las intervenciones de los grupos de la oposición, mientras en la puerta del local se agolpaban periodistas y algunos transeúntes, que se preguntaban qué se estaba cocinando allí dentro. (El argumentario de laSexta ante la caída de Rajoy: «Esto es perfectamente democrático»).

No faltaron desde luego los puros y el whisky entre copas de vino tinto de por medio, hasta que a las diez de la noche dio por terminada la velada saliendo por la puerta principal a falta de una trasera, y más solo que la una. Instantes antes le habían despedido cariñosamente cocineros y camareros del restaurante, en fila india:

«¡te vamos a echar de menos, presidente!«.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído