REPRESIÓN, LATROCINIO Y VIOLENCIA EN LA VENEZUELA CHAVISTA

Pablo Iglesias, que montó Podemos con dinero chavista, dice ahora que la represión en Venezuela no puede ser «un asunto político en España»

Pablo Iglesias, que montó Podemos con dinero chavista, dice ahora que la represión en Venezuela no puede ser "un asunto político en España"
Pedro Piqueras entrevista a Pablo Iglesias en Informativos Telecinco. TV

¡Menuda jeta! El tipo que se emocionaba con Hugo Chávez, el que ponía la revolución bolivariana como ejmeplo mundial, el mismo que se iba a Carcas invitado a todo tren por los esbirros, el que montó su partido con dinero que le hicieron pasar de tapadillo los chavistas, dice ahora que Venezuela no puede ser «un asunto político en España» (Bertín Osborne: «Maduro y sus esbirros son unos narcotraficantes, delincuentes y ladrones»).

Pablo Iglesias retoma el curso político con una entrevista en Telecinco en la que ha defendido que España no interfiera en la política de Venezuela, país del que el líder de Podemos recibió pagos en el paraíso fiscal de Granadinas:

“No voy a contribuir a convertir Venezuela en un asunto político en España. Nosotros no decimos a los venezolanos lo que tienen que votar”.

“La situación es dramática como lo es en otros países de América Latina”, ha querido recalcar Iglesias para blanquear la penosa situación a la que ha llevado Venezuela primero Hugo Chávez y, después, Nicolás Maduro. El éxodo de millones de venezolanos fuera del país, la falta de alimentos y medicinas, los altísimos índices de asesinatos, las continuas devaluaciones de la moneda, Iglesias no ha querido entrar de lleno en ninguna polémica y ha preferido referirse al ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, con el que coincide en que “nosotros no decimos a los venezolanos lo que tienen que votar”.

Iglesias no quiere que injerencias desde el Gobierno de España en un país “amigo” de América Latina. Sin embargo, Podemos en bloque no ha demostrado la misma vehemencia con otro país amigo de América Latina: Argentina.

Durante la visita de su actual presidente, Mauricio Macri, elegido en unas elecciones democráticas, Podemos, con Iglesias a la cabeza, montó el numerito en el Congreso de los Diputados (Cómo morir como un perro en Venezuela gracias al dictador Maduro).

Podemos y la dictadura venezolana

Pablo Iglesias recibió al menos un pago del gobierno de Nicolás Maduro. En concreto, 272.000 dólares. Y lo hizo a través de un banco situado en el paraíso fiscal de Granadinas.

Es más, el ex ministro de Finanzas de Venezuela, Rafael Isea, declaró ante la Policía española que Hugo Chávez ordenó pagar 6,7 millones de dólares a la Fundación CEPS, de cuyo patronato formaban parte los actuales líderes de Podemos.

 

La relación de la cúpula podemita con los diferentes gobiernos bolivarianos se completa con los 425.000 euros que Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, cobró del Gobierno de Venezuela por trabajos de asesoría y que intentó esconder al fisco español.

Inmigración

En cuanto al tema de la inmigración, el número 1 de la formación morada ha señalado este lunes que ve “incongruente” la política del Ejecutivo de Pedro Sánchez sobre inmigración y ha reclamado no “encarcelar” a los migrantes que llegan a España en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), sino habilitar “centros de acogida”.

Preguntado por si ve “incongruentes” las recientes decisiones del Ejecutivo en la acogida y devolución de migrantes Iglesias ha respondido un rotundo “sí”.

“Lo del ‘Aquarius’ estuvo bien, pero ya algunos dijimos que los gestos no valen”.

“Las devoluciones en caliente son ilegales, no porque lo diga yo, lo dijo el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

También ha pedido “sentido común” y no delegar el rescate de personas en el mar en las oenegés:

“Un Estado tiene responsabilidad de salvar la vida a gente cuyo único delito es huir de la pobreza como haríamos todos”.

 “No se puede encarcelar a esa gente en los CIE”, sino que “tiene que haber centros de acogida”.

“Yo propuse a Pedro Sánchez ir a visitar un CIE y comprobar si eso es un centro de acogida o es una cárcel”.

El líder de Podemos ha reivindicado que “un país serio” debe apostar por “vías legales para la inmigración” y que “se pueda pedir asilo en las embajadas y en los consulados”, y ha negado la existencia de un ‘efecto llamada’.

«El Fondo Monetario Internacional, poco sospechoso de simpatizar con los derechos humanos dice que o en España viene gente a trabajar o no se sostiene el sistema social, porque en España hay más nacimientos de defunciones».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído