El rastas

Quien patea a un policía ha perdido la condición humana, es un miserable. Seguramente, lo hizo cuando el policía estaba indefenso, con lo cual a la vileza se añade la cobardía. Un policía es un trabajador que arriesga su vida para que los ciudadanos ganen en tranquilidad. Sin policías por las calles, las ciudades serían selváticas. Además, prestan servicios impagables. Están entrenados para resolver muchas situaciones comprometidas a los ciudadanos, o prestar servicios sociales. Un ciudadano que no respete a la policía es un ser miserable.

Hay políticos degenerados que ofenden a la policía, pero que luego, tras enriquecerse porque hay incautos que les votan, se sirven de ella para que les proteja los bienes conseguidos.

Hemos llegado a un punto tal de degradación generalizada que cualquier indignidad se considera normal, hasta el punto de que el mismísimo Felipe González ha pensado que no necesita la careta y se la ha quitado. Cualquiera que se fijara en el personaje sin apriorismos podía darse cuenta de su mezquindad, que parece inevitable, porque es un tipo sin agallas. Debió de tenerle mucha envidia a Adolfo Suárez, que sí tenía. Jamás jugó limpio con él. Son muchos los que se han negado a ver la auténtica cara de Felipe González y han querido considerarlo como un buen político. Son los mismos que alababan a Pujol, el Muy Honorable. Es que la mezquindad está muy extendida, pero hasta la llegada del Felón a la Moncloa se intentaba disimular. Ya con él al mando, y merced a la desvergüenza con que actúa, todos los bellacos de España se atreven a mostrar su condición.

Incluso el tipejo este, del cual no cabe esperar nada bueno, se atreve a mostrar su indignación por una condena más que merece y que incluso parece leve. Patear a un policía va claramente en contra de los intereses de la sociedad. Es un ataque a los ciudadanos. Es una vía hacia la dictadura.

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído