"Jacinto responsable, Eiré culpable"

«La Voz es la que chupa más subvenciones»

'La Xunta no es amiga de los medios en gallego'

En los últimos meses varios medios de comunicación que publicaban íntegramente en gallego se han visto obligados a cerrar sus puertas de forma repentina e inesperada.

Algunos responsabilizan de esta pérdida a la crisis económica y la mala gestión empresarial, pero otros cargan directamente contra la Xunta, acusándola de restringir las subvenciones a este tipo de medios.

En Galicia4.com hemos querido conocer de primera mano la percepción de una de las personas que viven más de cerca esta situación: el responsable del Sindicato de Periodistas de Galicia, Xurxo Salgado.


¿ Qué le parece que este verano hayan desaparecido cuatro medios de comunicación que publicaban íntegramente en gallego?
Es una tendencia consolidada en esta legislatura en la que ya es habitual la falta de apoyo de la Xunta hacia el gallego. Es cierto que la crisis no ayuda y que afecta más a los más débiles, pero también hay medios que publican en español que están sufriendo la crisis y sin embargo no están cerrando. El gobierno autonómico no es amigo de los medios en gallego, y curiosamente todos los que están cerrando están vinculados de una u otra forma al nacionalismo. Hay tres factores que influyen en el cierre: la crisis, el cambio político en la Xunta y la mala gestión de algunos medios.

 

¿ Se refiere al caso de ‘A Nosa Terra’?
Me refiero a ‘A Nosa Terra’ y a ‘Vieiros’. ‘Vieiros’ escondió problemas administrativos durante años y ni los propios trabajadores se dieron cuenta hasta el último momento. En el caso de ‘A Nosa Terra’ no es normal que acabe cerrando después de que el grupo que la encabeza realizara una inversión millonaria.

 

Desde el Sindicato de Periodistas apuntabais directamente a Jacinto Rey.
Cuando un medio no funciona parte de la responsabilidad recae sobre el equipo directivo al completo, pero en el caso de ‘A Nosa Terra’ se juntaron varios problemas: la mala proyección empresarial y el cambio de gobierno, que ha cancelado muchas ayudas instituciones. El equipo de dirección funciona muy mal, pero que la Xunta dejase de subvencionar a su editorial, Promociones Culturales Gallegas, que es la raíz, fue lo que propició su caída. Y además está la crisis.

 

¿Qué pinta Jacinto Rey en todo esto?
Fue el empresario Jacinto Rey quien en el año 2004, a través de una filial de su grupo, el grupo San José, se hizo con la práctica totalidad del accionariado. Lo que reclamamos es que la empresa ahora se haga cargo de asumir las responsabilidades económicas, que pague las deudas, los sueldos atrasados y las indemnizaciones de los trabajadores.

 

A raíz de la desaparición de varios medios en gallego varios intelectuales gallegos han difundido un manifiesto bajo el título ‘Os medios en galego importan’. ¿Está sirviendo de algo? Parece que la Xunta está rectificando y que ha aumentado en un 530% las ayudas a este tipo de medios.

La Xunta no está rectificando, esos anuncios son engañosos. Ahora el único medio que escribe en gallego es ‘Galicia Hoxe’, que pertenece al grupo El Correo. Primero esperan a que se mueran ciertos medios y luego convocan ayudas, que aún encima van a parar a un grupo cuyo diario principal, ‘El Correo Gallego’ publica en castellano. Y además se excluye la prensa digital. Hay una perversión en ese anuncio de la Xunta.

 

¿Tiene algo que ver el Sindicato de Periodistas de Galicia con ese documento?
Nosotros no tenemos nada que ver. Es un manifiesto que cada uno firma a título individual, pero yo personalmente estoy de acuerdo. La Xunta no está ayudando a los medios en gallego.

 

¿Cuáles son los medios de comunicación más beneficiados por las subvenciones de la Xunta?
No hay más que mirar las estadísticas. La Xunta dio a ‘La Voz’ dos millones y medio de euros solo en subvenciones, más los convenios con las consellerías, las ayudas al desarrollo de nuevas tecnologías… que suman miles de euros. ‘La Voz’ es la que más chupa con diferencia. Pero no solo chupa ‘La Voz’, chupan todos: el ‘Faro de Vigo’,’ La Opinión’, ‘El Correo’, ‘El Progreso’…. Problablemente sin la ayuda institucional no tendríamos prensa en Galicia. Pero no solo de la Xunta, sino también de los ayuntamientos y las diputaciones. Ocurre lo mismo con ‘La Región’ en Orense. Mientras algunos medios mueren porque no hay ayudas al gallego otros sí mantienen las subvenciones. La Xunta siente un complejo de inferioridad con el gallego.

 

Poco después de llegar a la Xunta, en mayo del 2009, Feijoo convocó a una reunión a representantes del Colegio de Periodistas, en la que aseguró que se acababan las subvenciones para ganar favores políticos y que los medios que recibieran ayudas tendrían que asegurar la calidad y el mantenimiento del empleo. ¿ Estuvo usted presente en esa reunión? ¿Prometió algo Feijoo en ese encuentro?
No, no estuve en ese encuentro a pesar de que el Sindicato de Periodistas de Galicia lleva desde la época del bipartito reclamando una ley que regule las subvenciones públicas e incidiendo, precisamente, en la creación de puestos de trabajo. Es una petición que ya le trasladé a Cabaleiro en varias ocasiones. Hace dos años y medio, en la época del bipartito, el Parlamento apoyó de forma unánime una iniciativa legislativa que instaba a la Xunta a crear puestos de trabajo estables cuando concediera subvenciones. Y desde entonces no se ha hecho nada porque esto se cumpla.

 


¿Prensa independiente y subvenciones no son una contradicción?

No serían contradictorias si las subvenciones se regulasen como en los países nórdicos o anglosajones. De hecho, allí no se ven como que un gobierno pretende «comprar» a un medio, sino que son ayudas para potenciar su línea empresarial (I+D, innovación, formación laboral o creación de puestos de trabajo) y cultural (idioma, como ocurre en la prensa minoritaria de Irlanda, Escocia o de las minorías laponas o suecas en Finlandia).
Un status semejante al que pide el Sindicato de Periodistas de Galicia con la aprobación de una ley de control de las subvenciones públicas. Pero con el actual sistema que impera en Galicia, obviamente, las ayudas públicas tienen evidentes contrapartidas que se manifiestan en las líneas editoriales. Ocurrió con Fraga, durante el bipartito, y ahora con Feijoo.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído