LA AGRESIÓN LA GRABÓ UN COMPAÑERO CON UN MÓVIL

Un profesor le pega una brutal paliza a un alumno de 10 años en un colegio de Melilla

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla actuará judicialmente contra el impresentable maestro

Imbroda: "Es abominable y repudiable completamente"

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla (PP) actuará judicialmente contra el maestro marroquí que agredió a un alumno en la Residencia de Estudiantes Marroquíes en Melilla y que fue colgada en un vídeo en las redes sociales, después de que fuera grabada por un compañero con un teléfono móvil.

En declaraciones a los periodistas, el presidente melillense Juan José Imbroda ha anunciado que su Ejecutivo se personará en la acción judicial que se siga contra este docente de un centro que aunque radicado en Melilla depende exclusivamente de Marruecos y no está bajo la gestión del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) de España.

Imbroda ha señalado que la paliza que propina el profesor al estudiantes de unos 10 años «es abominable y repudiable completamente» y al haberse producido el hecho en la ciudad española y tener la Ciudad Autónoma la obligación del proteger al menor se personarán «judicialmente contra este maestro» en la causa judicial que se abra al respecto tras la investigación que realiza de oficio la Policía Nacional.

«NO SE PUEDE CONSENTIR NUNCA LA VIOLENCIA»

Imbroda ha subrayado que «no se puede consentir nunca la violencia en las aulas, además realizada por un adulto como este profesor sobre un niño de unos 10 años y con ensañamiento porque parece una salvajada». La primera autoridad melillense ha subrayado que el Gobierno local «defenderá el niño» para ir «con todas las consecuencias contra una agresión que no puede quedar impune».

El presidente de la Ciudad aclaró por otro lado que la Residencia de Estudiantes Marroquíes en Melilla «no está bajo el paraguas o el esquema del Ministerio de Educación de España, esto es algo que quedó en los tiempos de Franco cuando tenía cierta lógica para ayudar a los transfronterizos a darles una cierta educación, pero quedó en malas condiciones».

Asimismo ha asegurado que «hay que hacer un análisis de cómo está evolucionando esto» y considera «menester que el centro fuese acogido por el Ministerio de Educación español cien por cien, precisamente para mejorar la calidad de la enseñanza, que no hubiera problemas para el acceso a la educación reglada española y combatir el fracaso escolar porque estos alumnos no llegan en las mismas condiciones a la educación nacional».

Por último, ha admitido que «habrá que hablarlo». «Yo creo que las autoridades españoles correspondientes del Gobierno de la Nación tendrán que ponerse tratar este asunto y cómo podemos solucionarlo para mejor la calidad la educación de esos niños y esta integración escolar sea efectiva al cien por cien», ha reconocido.

DELEGADO DEL GOBIERNO

Por su parte, el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha tachado de reprobable e injustificable que se produzcan hechos como el difundido en el vídeo-denuncia.

El representante del Ejecutivo central ha indicado que «es intolerable el trato a un alumno de la Residencia de Estudiantes Marroquíes Musulmanes de Melilla por parte de quien inicialmente ha sido identificado policialmente como su profesor».

En opinión de Abdelmalik El Barkani, «con independencia de la actuación de la autoridad judicial competente en los hechos, es claro que las imágenes hablan por sí solas y que son expresivas de un proceder absolutamente injustificable».

El delegado confía en que «se exijan responsabilidades conforme a lo previsto en nuestro Estado de Derecho, desde el convencimiento de que actos de este calibre no pueden quedar impunes».

UN COLEGIO ALEGAL

La Residencia de Estudiantes Marroquíes en Melilla, que no se ha pronunciado sobre toda esta cuestión, depende directamente de Marruecos y por tanto no tiene relación alguna con el Ministerio de Educación de España ni sus inspectores pueden acceder al mismo, al no existir ningún marco de cooperación en este sentido, por lo que se encuentra en una situación alegal.

Los títulos que concede el colegio, que abarca desde Primaria hasta Bachillerato, no están por tanto reconocidos en España y requieren de una convalidación para seguir estudios en nuestro país, como en institutos y en la universidad.

Las instalaciones están situadas junto al centro de la ciudad y existen desde principios de los años 60. Sus estudiantes son todos ellos marroquíes, en su práctica totalidad indocumentados que no han podido obtener plazas en los centros reglados españoles o, en menor medida, que llegan desde localidades marroquíes próximas, como Mariguari, Farhana o Beni-Enzar, todas ellas pertenecientes a la provincia de Nador.

Por otra parte, espera que los responsables de la citada Residencia de Estudiantes Marroquíes Musulmanes «tomen las medidas oportunas para que hechos como el comentado no vuelvan a repetirse» porque como es conocido dicho centro no depende de ningún modo del Ministerio de Educación español sino del Estado marroquí.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído