TRAS EL TRASPASO DE ASUNTOS DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA A LA INSTITUCIÓN

El Tribunal de Cuentas garantiza que no habrá merma en la fiscalización de Castilla La Mancha

Los trabajos de fiscalización de la región están "en marcha y avanzados"

El Tribunal de Cuentas garantiza que no habrá merma en la fiscalización de Castilla La Mancha
Ramón Álvarez de Miranda. EP.

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha garantizado el 3 de noviembre de 2014 que «no habrá merma» en la fiscalización de los asuntos de Castilla-La Mancha, tras el traspaso de los asuntos de la Comunidad Autónoma a la institución, una vez extinguida la Sindicatura de Cuentas regional.

Álvarez de Miranda se ha pronunciado así en Toledo, junto a la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, y el extitular de la Sindicatura de Cuentas regional, Miguel Ángel Cabezas de Herrera, en un acto en el que se ha «explicitado» el traspaso de la función fiscalizadora entre ambos organismos, que también ha contado con la presencia del consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, Leandro Esteban.

Álvarez de Miranda, que ha asegurado que en España no funcionan diferentes entidades de fiscalización «que actúan de espaldas unas a otras sino como un sistema de control integrado», ha precisado que los trabajos de fiscalización de Castilla-La Mancha están «en marcha y avanzados», y que incluso los planes de actuación de rendición de cuentas de las corporaciones locales han experimentado un crecimiento este ejercicio.

Cospedal, de su lado, ha hablado de un traspaso que ya se ha hecho «de facto y de iure (de hecho y de derecho)», con el objetivo de que la función fiscalizadora «en absoluto despareciera» sino que «pasase al Tribunal de Cuentas» y que, en contra de lo que algunos opinan, ha remarcado, la independencia «sea toda vez mayor», aunque ha aclarado que ella «nunca» ha dudado de que esa independencia existiera.

La presidenta regional ha asegurado que ese proceso de traspaso de asuntos ha tenido lugar «de forma ejemplar y con la colaboración del hasta entonces Síndico de Cuentas y todo su equipo y también con la del Tribunal de Cuentas, desde donde «se aceptó de buen grado y puso toda serie de facilidades para que esto pudiera tener lugar».

LO IMPORTANTE ES LA FUNCIÓN FISCALIZADORA

Cabezas de Herrera, de su lado, ha rememorado las manifestaciones que realizó el 5 de septiembre de 2013, cuando se anunció la supresión de la Sindicatura, para asegurar que «nadie puede decir que es agradable» la desaparición de una institución así después de 20 años, y defender su trabajo «fructífero» y realizado de forma «independiente y eficaz».

«En su momento se consideró oportuno contar con un órgano propio de fiscalización, en estos momentos la situación económica es muy distinta de entonces», ha esgrimido Cabezas de Herrera, que ha subrayado que «lo importante no es quién fiscaliza sino la función fiscalizadora» y esa función no le cabe duda, ha apuntado, que «se va a seguir haciendo».

La supresión de la Sindicatura de Cuentas de la región –creada por ley en 1993– se materializó en pleno, con los únicos votos a favor del PP y en contra del PSOE, el 24 de abril de este año. La iniciativa fue una promesa realizada por la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, durante el Debate sobre el Estado de la Región celebrado en septiembre de 2013.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído