Los dos agujeros negros de las redes sociales

Los dos agujeros negros de las redes sociales

FERMÍN ELIZARI (PD)-. El fenómeno del momento son las redes sociales. Si no estás registrado en una de ellas estás apartado de la sociedad. Tuenti, Facebook, Linkedin, Hi5, MySpace, Keteke… una amalgama de «plazas del pueblo» en las que se dan cabida un gran número de internautas para compartir sus mejores momentos. Su ascenso es imparable, y ya han superado al porno en número de visitas en el Reino Unido. Pero las redes sociales cuentan con dos grandes agujeros negros que levantan ampollas en ciertos sectores: la seguridad de los menores de edad y el uso de los datos de los usuarios.

Un amigo mío suele decir que este tipo de plataformas de comunicación están creadas con el fin de segmentarnos a todos en unos paquetes de datos y vendernos directamente a las empresas. El paraíso de los departamentos de publicidad de todo el mundo.

Una de las utilidades más populares de Facebook es la de unirse a determinados grupos de fans. Así, tras varios días en la red social el usuario puede haberse sumado a los grupos de apoyo a AC/DC, las motos Harley-Davidson y la ropa de cuero. Un cóctel de datos por el que las compañías matarían pero que no se puede ceder sin la aprobación del usuario.

Precisamente, el Sunday Telegraph aseguró el domingo que Facebook se prepara para vender a las multinacionales los datos de sus cerca de 150 millones de usuarios para impulsar su nuevo servicio de encuestas a tiempo real.

De momento la compañía propiedad de Mark Zuckerberg se ha apresurado a desmentir estas informaciones, pero por si acaso la hermana del joven multimillonario, Randi Zuckerberg, avisó en la Cumbre de Davos:

«Toma mucho tiempo hacer un focus group, y los negocios no tienen el lujo del tiempo. Hay muchísimas personas que me dicen que esto sería increíble para sus negocios».

El rotativo británico apuntó que Facebook estudia ofrecer «pronto» esta nueva herramienta a las multinacionales, que contarían con un mecanismo tremendamente exacto para segmentar las campañas de lanzamiento de sus nuevos productos. Se comenta que las encuestas podrían incluir preguntas sobre detalles íntimos, como el estado civil o la condición sexual del usuario.

En Davos la empresa norteamericana realizó una demostración de su sistema de encuestas a tiempo real. Se preguntó si las medidas económicas impulsadas por Barack Obama servirán para reactivar la economía. En sólo 20 minutos se recibieron 120.000 respuestas, con un 59% de noes, un 15% de síes y un 26% de indecisos.

La compañía reitera su respeto a la confidencialidad de los datos de sus usuarios. Pero, al igual que el resto de la competencia, se enfrenta al acusado descenso de la publicidad online y a los bajos ratios por clic que presentan a las anunciantes. Según IDC, el año pasado sólo el 57% de los usuarios de redes sociales hicieron clic en un anuncio, por el 79% del resto de internautas.

Miguel Guardia, director de Social Media Market de NetThink, descarta la idea de que una red social venda los datos de sus usuarios sin un consentimiento previo, y tacha de mera «especulación» la noticia publicada por el Sunday Telegraph.

«Cada persona es responsable de exponer o no exponer sus datos; la gente comparte la información que desea compartir. Es verdad que estas compañías no saben cómo monetizar sus negocios, pero están surgiendo nuevos sistemas como el behavioral target, en base a los propósitos de navegación de consumo, eso lo hace todo el mundo, no es un secreto, que se está regulando a nivel internacional».

LA «CAUTELA» DE LOS MÁS JÓVENES

El otro punto débil de las redes sociales y del resto de herramientas de comunicación de Internet son los menores de edad. No es costumbre que un niño hable en la calle con desconocidos, y esta máxima debería trasladarse a la Red, coinciden todos los expertos consultados por Periodista Digital.

Las redes sociales están adquiriendo tal dimensión que se han convertido en vidas paralelas virtuales. Pero el problema estriba en que los niños se encuentran solos en un mundo de mayores, ante la ignorancia de sus padres, que a menudo desconocen el funcionamiento de estas herramientas de comunicación.

A juicio de Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, es prioritario reducir la «breacha digital» existente entre generaciones:

La Agencia Española de Protección de Datos está trabajando muy duro en este sentido, con charlas en los centros educativos para concienciar a los jóvenes de los peligros de las redes sociales.

En una reciente conferencia, Emilio Aced Félez, subdirector de Registro de Ficheros de la APDM, resumió los pasos que hay que dar en estas plataformas.

«Hay que tener un poco la cautela que tendríamos en el mundo real cuando nos encontramos con un extraño. No le damos nuestra dirección ni nuestro teléfono la primera vez que nos vemos ni le decimos en qué banco tenemos el dinero; tampoco le damos una foto nuestra. Tenemos que ser prudentes a la hora de relacionarnos con personas que no conocemos».

Ayer mismo se conocían que MySpace ha expulsado a más de 90.000 delincuentes sexuales de su sistema después de un acuerdo alcanzado con los fiscales generales de Estados Unidos.

En un primer momento se pensó que las redes sociales eran un fenómeno pasajero, pero con el paso de los meses estas plataformas están cambiando por completo los hábitos de los internautas.

Suponen un paso adelante enorme en el ámbito de la comunicación en Internet, pero su escasa edad hace que tanto el usuario como los organismos encargados de velar por los derechos de los internautas deban poner especial atención en lo que sucede en las plazas del pueblo virtuales. Será el mejor modo de potenciar a las redes sociales y de garantizar la protección de los ciudadanos en Internet.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído