El cerebro no está acostumbrado a tanto contacto visual directo, y las caras están mucho más cerca de lo que deberían

Por qué las reuniones por videoconferencia son tan tediosas

Tras el paso del coronavirus, trabajar desde casa ha requerido de la utilización de aplicaciones de reuniones de video. Estos momentos, terminan causando efectos agotadores en las personas

Por qué las reuniones por videoconferencia son tan tediosas

Las videollamadas se han convertido en un formato imprescindible para mantener el contacto con nuestros seres queridos, realizar reuniones de trabajo o estudio online.

Alternativas como Zoom, permiten reunir incluso a 500 usuarios, constituyendo una opción muy atractiva para empresas de gran tamaño.

Whatsapp ya, no solo admite videollamadas grupales de hasta ocho personas en Android y iPhone sino que también nos permite ahora empezar una llamada en Messenger Rooms de hasta 50 personas. 

Estar delante de un ordenador durante largos períodos de tiempo puede terminar siendo desagradable y agotador para muchas personas.

Pero, la mayoría nos preguntamos ¿cómo las reuniones on line pueden llegar a ser más tediosas que las que se realizan cara a cara?

La gente siente que tiene que hacer más esfuerzo emocional para parecer interesada y, en ausencia de otras claves no verbales, la intensa concentración en las palabras y contacto visual sostenido es agotador.

Las emociones preceden y siguen todas nuestras conductas, e influyen en el manejo de la toma de decisiones. Generalmente, se hacen sondeos sobre los asuntos sensibles para poder notar las sutilezas y mostrar empatía.

Comunicación no verbal

Las expresiones faciales, el tono y registro de la voz, gestos, postura y la distancia entre los comunicadores son las principales señales que nos permiten demostrar y expresar nuestros sentimientos y actitudes.

Sin embargo, en una conversación por video, necesitamos trabajar más duro para procesar las señales no verbales.

Poner más atención requiere de un consumo de mucha energía.

Elementos de distracción

Mantenernos ansiosos sobre nuestro espacio de trabajo remoto y controlar los eventos que podrían hacernos quedar mal ante nuestros colegas puede terminar siendo muy agotador.

El ambiente no es totalmente adecuado

En la casa, podemos llegar a trabajar durante largos periodos de tiempo y cuando entramos a una reunión, a menudo no hemos tomado un descanso.

Teniendo en cuenta que caminar mejora la creatividad, el ambiente físico actúa como un andamio cognitivo. Atribuimos ciertos significados a las salas de reunión y estas sutilezas cambian nuestra conducta.

El estrés de mirarnos a nosotros mismos

El énfasis que se pone en las señales faciales y la capacidad de verse a uno mismo pueden actuar como factores estresantes.

Ver nuestras expresiones faciales negativas (como enojo y disgusto) puede llevar a emociones más intensas que cuando vemos expresiones faciales similares en los demás.

Las fallas en la señal

El silencio en las conversaciones de la vida real es importante y crea un ritmo natural.

Pero en una videollamada, el silencio te provoca ansia por la tecnología. Incluso un retraso de 1,2 segundos en la respuesta online puede hacer que la gente perciba a la persona que habla como menos amistosa o enfocada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído