Iconografías 2.0 en el Museo Patio Herreriano

Por José María Arévalo

( Sin título. 2008. Témpera sobre lienzo de Philipp Fröhlich) (*)

El Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo Español mantiene en las salas 6 y 7 de la tercera planta, hasta el 5 de febrero, la exposición “The sound of silence. Iconografías 2.0”, que reúne cincuenta obras de las colecciones de la Fundación ENAIRE y de la Asociación Colección Arte Contemporáneo depositada en el Museo (que afortunadamente ha confirmado estos días mantendrá su depósito), unidas en un diálogo que persigue aproximarse «a la mentalidad colectiva de una sociedad que asiste a una revolución marcada por el salto a la era digital», en palabras de la comisaria Ángeles Imaña, que se ha regido por «el sonido del silencio de las obras, su mensaje» a la hora de seleccionarlas.

Convive estos días con la extraordinaria exposición “Realistas”, que reseñaremos la semana que viene, ésta en cinco salas y varios pasillos del museo, con obras justo lo contrario a las que nos referimos ahora, “The sound of silence. Iconografías 2.0” con título tomado del tema que Simon & Garfunkel escribieron tras el atentado a J.F. Kennedy, y con la que se pretende una especie de complicidad con el espectador para que, quizá –explica el programa de mano de la muestra- “llegue a convertirse en un nuevo emisor”. En efecto, la muestra es un ejemplo de las más recientes propuestas en lo creativo, rompedoras todas, un desafío de la nueva creatividad, nada realista, con lo que se produce un acusado contraste con la exposición “Realistas” que ocupa ya la mayor parte del museo.

“Las obras –explica el programa de mano que se facilita- son testigo no solo del cambio de siglo, también de un cambio en las aspiraciones del ser humano que las contempla, que alcanza la transcendencia de existencia a través de la virtualidad. Son rabiosamente actuales y se convierten, juntas, en un análisis sociológico de nosotros mismos”.

La Fundación Enaire, aporta a esta exposición 35 piezas, que complementan su discurso con otras 15 obras de la Asociación Colección Arte Contemporáneo del Patio Herreriano. Enaire es una institución, adscrita al Ministerio de Fomento, que tiene entre sus objetivos la difusión de la cultura aeronáutica y la divulgación de su colección de arte contemporáneo, integrada por más de 1.200 obras de autores españoles e iberoamericanos de los siglos XX y XXI, la mitad de las cuales exhibe principalmente en aeropuertos nacionales. Vemos ahora esculturas, pinturas, fotografías, instalaciones y vídeos, con una reflexión sobre el efecto de las nuevas tecnologías en la sociedad como las obras de Canogar, Sánchez Castillo, Plensa, Cristina Iglesias y Soledad Sevilla, y otras que hablan de la huella del ser humano y su impacto en la naturaleza como las de Juan Ugalde, José Manuel Ballester, Monserrat Soto, Sánchez Montañés y Maider López.

( Sin título. 2003. Acrílico sobre tela de Prudencio Irazábal) (*)

Los autores – se explica en la exposición- nos desvelan las claves de la sociedad en la que vivimos en un recorrido por los fondos de estas dos instituciones. “Las piezas de ambas colecciones se miran mutuamente y se enriquecen, se miman y susurran, reafirmándose con una aplastante veracidad. Estas obras son bellas, delicadas, rotundas e intelectuales, un altavoz de nuestras aspiraciones, de nuestras dudas, de nuestro sentir. Pensemos en la obra de Victoria Diehl, de Carmela García o de Santiago Sierra. Todas ellas reclamando el cumplimiento de los derechos humanos”.

Algunas obras abogan por la responsabilidad y coherencia, por el reconocimiento de la huella del ser humano, de su impacto en la naturaleza. Este sería el caso de las piezas de José Manuel Ballester, Juan Ugalde, Monserrat Soto, Maider López, Sánchez Montañés y Plensa.

( Eclipses. 2006. Óleo y cera sobre madera de José María Sicilia) (*)

“La huella del Big Data en la sociedad, convirtiéndola en una meta-sociedad, que se estudia a sí misma, se abre, se disecciona en primera persona, ofreciéndonos una nueva forma de autorretrato. Este análisis lleva a un nuevo ser social, una nueva forma de conciencia, más global, replicada en algunos casos gracias a la tecnología y con complicaciones a la hora de decidir. En este apartado encontramos a Antoni Muntadas, Sánchez Castillo, Fabrizzio Plessi y Daniel Canogar, entre otros.

Las dudas siguen intactas: una reflexión sobre la sociedad nos lleva obligatoriamente a revisarnos como individuos, las preguntas siguen siendo las mismas… ¿Quién?, ¿qué?, ¿dónde? El artista como ser humano no es ajeno, nos muestra estas dudas, como jeroglíficos en algunos casos, otras veces verdad desnuda. Encontramos la soledad humana en las obras de Cano Erhardt y Urbina, (primer y tercer puesto, respectivamente, en el premio de fotografía Fundación ENAIRE de 2016).

( Mis barcos hundidos con nombre de mujer. 2015. Plata con gelatina sobre papel baritado de Raúl Urbina) (*)

La reflexión sobre su existencia en la metáfora de Vicente Blanco. El origen en la intimidad de los miedos, pero también de los sueños, como nos muestran Lola Guerrera, Pello Irazu; la necesidad de las zonas de confort, como las imágenes de Cristina Iglesias y de María Zárraga. Nos sentimos pequeños y vulnerables en nuestra soledad humana, casi moléculas ante lo sobrevenido, como nos muestra el video de Tim White-Sobiesky, creado tras el atentado de las torres gemelas”.

Muy interesante, pues, exposición para seguir los derroteros de las nuevas tendencias artísticas, en la que unas veces nos sorprendemos por la singularidad de las técnicas utilizadas y otras por la indudable belleza de los resultados obtenidos.


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c1.staticflickr.com/1/478/31624438324_d4fda076a7_b.jpg
https://c1.staticflickr.com/1/356/31624440214_774767787a_b.jpg
https://c1.staticflickr.com/1/773/32346327131_2a887744a3_b.jpg
https://c1.staticflickr.com/1/532/32467877585_d9201c93fc_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido