Apuntes psicológicos

Bertrand Regader

¿Cómo elegir a un psicólogo para asistir a terapia?

¿Cómo elegir a un psicólogo para asistir a terapia?

Con los servicios de psicoterapia se da un fenómeno curioso: a pesar de que resultan útiles o incluso necesarios ante una gran cantidad de situaciones, a nivel popular existe un gran desconocimiento acerca de todo lo que rodea a este ámbito de trabajo.

Todo el mundo tiene más o menos claro en qué consiste la labor de los médicos y qué se puede esperar de una sesión en su consulta, pero el concepto de la terapia psicológica resulta mucho más vaporoso y ambiguo para la mayoría de las personas; el hecho de que no sea una intervención basada en recursos que se pueden ver y tocar, como las pastillas o las jeringuillas, genera confusión. Y esta ignorancia se plasma también en el proceso por el cual las personas buscan a un psicólogo que pueda ofrecerles tratamiento.

Para solucionar dudas y desmentir algunos mitos, aquí veremos una serie de consejos y pautas básicas para saber cómo elegir al psicólogo al que acudir para tener sesiones de psicoterapia.

Por cierto:

Desmintiendo mitos: ¿qué es la psicoterapia?

En primer lugar, veamos qué es exactamente eso de «ir al psicólogo». La terapia es la intervención que ofrece el experto en salud mental a la hora de ayudar a sus pacientes a afrontar un trastorno psicológico, o los síntomas psicológicos derivados de una enfermedad de carácter médico.

Así, la psicoterapia pertenece al mundo de la psicología clínica y de la salud, lo cual significa, por ejemplo, que un psicólogo escolar que realiza sesiones de orientación vocacional para los alumnos de una escuela no está haciendo terapia, del mismo modo en el que no la está haciendo un psicólogo cuando forma a los trabajadores de una empresa para que sepan utilizar ejercicios de relajación con los que aliviar el estrés en el contexto laboral.

La terapia siempre es personalizada, de modo que nunca es un proceso unilateral en el que el profesional habla y el paciente escucha, ni (a pesar de ciertos mitos) uno en el que el paciente habla y el profesional calla. Además, no se basa en una sola sesión: tiene un desarrollo de varios días, a lo largo de los cuales el psicólogo va realizando un seguimiento de los progresos que va realizando el paciente.

Por otro lado, la terapia siempre se basa en programas de intervención científicamente validados por años de investigaciones, y a través de las cuales se ayuda a las personas a adoptar nuevos hábitos, nuevas maneras de gestionar las emociones, de regular los impulsos, de relacionarse, etc.

Cómo elegir psicólogo: 6 pautas recomendadas

Sigue estos consejos para acertar a la hora de elegir al profesional que te ofrecerá terapia.

1. Busca por webs y directorios

Actualmente, Internet ofrece tantos recursos útiles para encontrar a los mejores psicólogos en tu ciudad que no resulta del todo razonable desaprovechar ese potencial. Por eso, incluso aunque conozcamos algún psicoterapeuta cuyo nombre nos ha llegado a través del boca a oreja, es aconsejable al menos considerar otras opciones para comparar.

Puedes empezar a través de búsquedas rápidas por Google, investigando acerca de cuáles son los psicólogos que atienden en tu barrio o municipio, o bien puedes acudir a directorios web de profesionales de la salud mental especialmente diseñados para facilitar esta búsqueda: así, podrás encontrar a los psicólogos más recomendados en Barcelona, en Madrid, o en prácticamente cualquier lugar, dado que hoy en día la mayoría de profesionales aparecen en ellos.

2. Selecciona solo a los que estén especializados en psicoterapia

Ten en cuenta que ser psicólogo no implica ofrecer servicios de psicoterapia; esta es tan solo una de las especializaciones de este ámbito profesional. Por ello, asegúrate de que estás eligiendo solo entre psicólogos formados en psicoterapia a través de programas de estudios post-universitarios. Por supuesto, todos deben tener también la carrera universitaria de Psicología, ya sea Licenciatura o Grado.

3. Comprueba que estén colegiados

En España, los psicólogos deben estar registrados en el Colegio Oficial de Psicólogos si quieren realizar terapia; este es un mecanismo de control que sirve para regular la profesión y evitar prácticas poco éticas y el incumplimiento de la ley, tal y como ocurre con el resto de colegios profesionales.

4. Compara lo que necesitas con lo que se ofrece

Incluso entre los psicólogos especializados en terapia hay mucha variedad. Por ejemplo, algunos atienden a niños y niñas, y otros no; y muchos se especializan en adicciones, y otros no, o en fobias… etc. Existen tantas especializaciones como problemas y necesidades hay en el mundo de la salud mental. Por eso, intenta que la formación del psicólogo que vayas a elegir se corresponda con el tipo de problema que tienes, fijándote sobre todo en los Másters y posgrados que ha realizado, por ejemplo.

5. Asegúrate de que no basa su trabajo en la pseudociencia

Existe un cierto riesgo de que acudir a un psicólogo que fundamenta su trabajo en prácticas pseudocientíficas, del mismo modo que ocurre en medicina, en nutrición y en otras ciencias aplicadas. Por eso, es recomendable ir prevenido y, antes de acudir a la primera sesión, analizar la información disponible del psicólogo al que estamos valorando pedir ayuda profesional.

Para detectar estos casos hay que fijarse en el lenguaje que utilizan para describir los servicios que ofrecen. Un psicólogo que trabaje a partir de la evidencia científica siempre ofrecerá soluciones específicas y tratamientos concretos basados en programas de intervención validados a nivel internacional, no desarrollará «su propio método». Por el contrario, alguien que tan solo ofrezca pseudociencia hará referencia constante a conceptos ajenos a lo científico, como por ejemplo el alma, las esencias, las «energías» que recorren el cuerpo… o incluso puede ser que incluso hable de tarot, astrología, etc.

6. Asegúrate de que no te plantea acudir a terapia de manera indefinida

Los programas de intervención psicoterapéutica eficaces tienen un inicio y un final claro; no son para toda la vida. Su razón de ser es la existencia de un problema a tratar; una vez esa necesidad ha sido satisfecha, se les pone fin, y si no se consigue progresar al ritmo adecuado, normalmente se recomienda la derivación a otro profesional. En casos de trastornos crónicos, se hace un seguimiento a partir de sesiones muy espaciadas en el tiempo, con menor regularidad que la propia de un proceso de terapia (el cual incluye al menos una visita semanal).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Bertrand Regader

Bertrand Regader (Barcelona, 1989) es psicólogo educativo. Escritor por vocación y divulgador por oficio, Regader es director de psicologiaymente.net, un portal dedicado a la psicología y las neurociencias.

Lo más leído