Anualmente se producen más de 300 millones de toneladas de residuos plásticos

Científicos logran transformar bolsas de plástico en un combustible similar al diésel

La pirólisis es la descomposición termoquímica de materia basada en carbono en ausencia de oxígeno

Científicos logran transformar bolsas de plástico en un combustible similar al diésel
Plástico PD

El plástico podrá dejar de ser un problema medioambiental para transformarse en una nueva fuente de energía.

Los investigadores de la California State Polytechnic University informan sobre el uso de la pirólisis catalítica para convertir los desechos plásticos en un combustible similar al diésel.

La pirólisis es la descomposición termoquímica de materia basada en carbono en ausencia de oxígeno.

Se enfocaron en reciclar plástico y convertirlo en otros productos o convertirlo en vapor con calor, que se logró con un catalizador y se convirtió en el producto deseado similar al combustible. Este proceso pirolítico transforma los desechos orgánicos primarios en un combustible sostenible u otro químico valioso.

Anualmente se producen más de 300 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que provoca graves problemas medioambientales por el ciclo de vida del plástico y la dificultad para eliminarlo.

En consecuencia, la mayoría de los desechos plásticos terminan en un vertedero o en el océano. Una cantidad significativa de plásticos se descomponen en microplásticos, que son ingeridos por los peces y otras formas de vida marina y causan estragos en los ecosistemas marinos.

«La parte innovadora del experimento es el catalizador», dijo el autor Mingheng Li. «El catalizador es fundamental para este proceso de pirólisis en particular, porque solo requiere un paso para llegar al producto combustible deseado a temperaturas relativamente suaves».

El catalizador se preparó sumergiendo un sustrato de zeolita en una solución acuosa que contenía níquel y tungsteno y secándolo en un horno a 500 grados Celsius. El catalizador sintetizado se usó junto con un reactor pirolítico de una sola etapa diseñado en laboratorio, que funcionó a un punto de ajuste de 360 grados Celsius para descomponer una mezcla de bolsas plásticas de comestibles.

El proceso catalítico utilizado en este experimento con residuos plásticos también podría utilizarse para procesar otros residuos, como estiércol, residuos sólidos urbanos y aceite de motor usado, para fabricar productos energéticos utilizables.

«Este proceso de pirólisis sirve como un paso definitivo para reducir la dependencia de los combustibles fósiles», dijo Li.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído