¿Existen los celos en el mundo animal?

Un pingüino cornudo intenta matar al amante de su pareja

Los celos son muy malos.

Incluso en el mundo animal.

Un pingüino cornudo intenta matar al amante de su pareja.

Los celos son un sentimiento irracional de molestia ante las muestras de atención hacia otro individuo por parte de un ser que se estima.

Al margen de lo que se ve en el vídeo o mejor, a propósito de esas imágenes, hay una pregunta clave:

¿Existen los celos en el mundo animal?

Aunque no de la manera exacta en que lo hacen los humanos, los animales podrían tener vivencias cercanas a los celos.

En la mente de todos los animales socializados podemos encontrar emociones básicas y emociones secundarias.

Si bien las primeras, el miedo, por ejemplo, garantizan la supervivencia inmediata de la especie, las secundarias permiten mantener estable la estructura de la comunidad, como la empatía.

Los celos formarían parte del segundo grupo emocional.

Los estudios han probado que las emociones básicas se encuentran localizadas en las mismas áreas cerebrales en el reino animal. Sin embargo, las secundarias aparecen distribuidas irregularmente, usando distintas conectividades.

Ahora bien, en los mamíferos sí se mantiene la misma estructura mental en sentido general. No hay razón entonces para pensar que en estos no se produzcan emociones similares a las del celo humano.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído