UN MAGISTRADO INTENTABA GANAR PUNTOS CON EL GOBIERNO SÁNCHEZ SOCAVANDO LA LABOR DE LA POPULAR AYUSO

El juez socialista que anuló las medidas de la Comunidad de Madrid contra la Covid dice ahora que él no anuló nada

La orden, en vigor desde el 20 de agosto de 2020, acordaba la prohibición de fumar si no se respetan los 2 metros de distancia y el cierre del ocio nocturno

El juez socialista que anuló las medidas de la Comunidad de Madrid contra la Covid dice ahora que él no anuló nada
El juez Villagómez. PD

Que la Justicia en España es como la Lotería -‘quien te ha tocado y que te ha salido‘- lo acaba de dejar patente el magistrado Alfonso Villagómez.

El titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Madrid, quien no ratificó la orden de la Comunidad de Madrid para aplicar las últimas medidas consensuadas frente al coronavirus, precisa que él no anuló nada y que la disposición regional está vigente.

Vaya por delante que Villagómez se movió durante años en el entorno del PSOE, fue asesor de López Aguilar y ha optado sin éxito a altos puestos de la judicatura. Todo indica que lo que pretendía tumbando normas de la Comunidad de Madrid era «ganar puntos con el Gobierno de Sánchez».

En cualquier caso, Villagómez se convirtió en una celebridad y salto a las portadas de los periódicos hace justo una semana, por las tremendas implicaciones de una resolución suya que dejaba en el aire el plan de urgencia aprobado por la Comunidad de Madrid para hacer frente al último pico de la pandemia.

El 20 de agosto9 de 2020 —el texto se hizo público un día después— rechazó ratificar las últimas medidas preventivas contra la COVID-19 acordadas por la Comunidad de Madrid, una de las autonomías más afectadas por los rebrotes.

En un enrevesado auto, se negaba a validar medidas como la prohibición de fumar cuando no se pueda mantener distancia de seguridad o el cese de actividad hostelera a la 1.00 de la madrugada.

Argumentó Villagómez que hacían referencia a una orden del Ministerio de Sanidad que era «nula de pleno derecho» porque no se había publicado en el BOE.

La resolución incluía también una extensa valoración jurídica sobre el marco legal de la protección de la salud y la privación o limitación de libertades y derechos al tiempo que deslizaba que las medidas propuestas por el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso «no adquieren la categoría de limitación y afectación de los derechos fundamentales».

UN JUZ PARA PARTIRSE LA CAJA

El domingo, en un movimiento «inaudito», el propio magistrado publicó un artículo en el portal jurídico Confilegal firmado con su nombre y apellido en el que intentaba explicar esa resolución y reconocía implícitamente que no era competente para pronunciarse sobre esas medidas porque la Comunidad de Madrid erró al someterlas a ratificación.

«La Comunidad de Madrid pretendió que el juzgado ratificara una disposición sanitaria de carácter general (…). No existe en nuestro derecho tal instituto de ratificación de una norma administrativa», decía el artículo, que fue borrado de la página, y en el que el magistrado acusaba al Ejecutivo regional de hacer un uso «torticero» de la Justicia.

En lugar de haber inadmitido la petición dada la falta de competencia, como daba a entender que sería su obligación en el artículo de prensa, Villagómez entró a valorarla y la rechazó, dejando las medidas en un limbo jurídico del que no se siente responsable según dejó dicho en otra resolución del pasado viernes.

«No corresponde a este juzgador «cogobernar» con el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, ni tampoco determinar las consecuencias jurídicas que pueden derivarse de la falta de ratificación de la Orden 1008/2020 por medio de una resolución de una claridad expositiva y resolutoria fuera de toda duda», dice en el auto en el que rechaza la aclaración solicitada por el Ejecutivo regional.

Su decisión, como no podía ser de otra manera, ha irritado al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, que ya ha interpuesto un recurso y que le ha acusado de «extralimitarse».

UNA EXPLICACIÓN DE CIRCO

El juez Villagómez ha explicado que «la disposición general de la Comunidad de Madrid no necesita ratificación judicial para entrar en vigor y aplicarse» porque establece normas generales para toda la población y no para una persona específica.

Preguntado sobre si su decisión tiene efecto práctico de algún tipo ya no sobre la Orden, sino en este caso sobre las personas, su respuesta es contundente: «Ninguno».

La orden madrileña, en vigor desde el pasado día 20, acordaba la prohibición de fumar si no se respetan los 2 metros de distancia y el cierre del ocio nocturno, pero también recogía las medidas acordadas para las residencias de personas mayores relativas a salidas, visitas y pruebas PCR; y la prohibición de comer en el transporte público.

UN JUEZ DEL PSOE

Villagómez trabajó como asesor de los exministros socialistas de Justicia Juan Fernando López Aguilar y Mariano Fernández Bermejo, durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2008).

Doctor en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, es miembro de la carrera judicial desde 1991 y ha sido asesor del Defensor del Pueblo y letrado del Tribunal Constitucional. Antes de acabar en el Juzgado de lo Contencioso número 14 de Madrid fue miembro del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

La hemeroteca lo sitúa también como «eterno candidato» a vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de jueces cuya renovación sigue pendiente desde diciembre de 2018 y que mantiene la mayoría conservadora de cuando el PP de Mariano Rajoy gobernaba con mayoría absoluta.

El nombre de Villagómez aparece vinculado a los aspirantes que designan de forma directa los partidos; el PSOE, en este caso.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído