Entre los factores de riesgo: la mala dieta, el abuso de alcohol o tabaco

Longevidad: en 2100, los hombres españoles vivirán de media 85 años y las mujeres pasarán de los 88

Claves: La dieta mediterránea, unida al clima, así como el eficiente Sistema Nacional de Salud y el Modelo Español de Trasplantes

Longevidad: en 2100, los hombres españoles vivirán de media 85 años y las mujeres pasarán de los 88

La longevidad humana está influenciada por una serie de factores, genéticos, ambientales y de estilo de vida.

El caso es tener salud… que las ganas llegan solas.

En cualquier caso, no será sencillo a esas alturas de la película.

Aunque no existen claves definitivas para garantizar una vida larga, hay varios factores que han contribuido al aumento de la esperanza de vida en muchas partes del mundo.

  1. Avances en la medicina: Los avances médicos y científicos han mejorado significativamente la capacidad de diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades. El acceso a mejores cuidados médicos, vacunas, medicamentos y tratamientos ha ayudado a reducir la incidencia de enfermedades mortales y a tratarlas de manera más efectiva.
  2. Mejoras en la nutrición: El acceso a una alimentación adecuada y equilibrada es fundamental para mantener una buena salud. En muchos países desarrollados, se han implementado políticas de nutrición y programas de educación que promueven una alimentación saludable. Esto ha contribuido a reducir la malnutrición y las deficiencias nutricionales, lo cual es un factor importante para la longevidad.
  3. Mejoras en las condiciones de vida: El desarrollo económico y social ha llevado a mejoras en las condiciones de vida de muchas personas alrededor del mundo. El acceso a agua potable, saneamiento básico, vivienda adecuada y educación ha mejorado la calidad de vida y ha reducido la exposición a enfermedades y factores de riesgo.
  4. Cambios en el estilo de vida: La adopción de estilos de vida más saludables, como la práctica regular de ejercicio físico, el abandono del tabaquismo y el consumo moderado de alcohol, ha contribuido al aumento de la longevidad. Estos cambios en el comportamiento ayudan a prevenir enfermedades crónicas y promueven una mejor salud en general.

Es importante destacar que los países con mayor esperanza de vida tienden a tener sistemas de salud sólidos, políticas de bienestar social y una buena calidad de vida en general.

Algunos de los países con mayores índices de longevidad son Japón, Suiza, Singapur, España, Italia, Australia y Canadá.

EL CASO ESPAÑOL

Los hombres españoles tendrán una vida media de 85,8 años y las mujeres 88,6 años en el año 2100.

La dieta mediterránea, unida al clima, así como el eficiente Sistema Nacional de Salud y el Modelo Español de Trasplantes, son factores que explican la alta esperanza de vida en España.

Eso según el último informe emitido por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud.

Lo han argumentado varias radiólogas españolas en la sesión ‘¿Por qué vivimos tanto los españoles?’ conducida por la doctora Milagros Martí, presidenta de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM); y la doctora Mary Mahoney, presidenta de la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA).

La ponencia se expusó en el congreso científico que la sociedad norteamericana está celebró en Chicago.

«Se han realizado estudios de neuroimagen que demuestran cambios en el volumen cerebral y en el grosor cortical, así como en lesiones vasculares, relacionados con la dieta mediterránea», ha comentado la neurorradióloga en el Hospital Clinic de Barcelona, Nuria Bargallo.

Entre los factores de riesgo, la doctora Bargallo ha señalado la mala dieta, el abuso de alcohol o tabaco, que causarán hipertensión, diabetes, dislipemia u obesidad; y que en la etapa final de la vida provocarán daño vascular y neuronal produciendo demencia. Por el contrario, como factores protectores de la demencia, ha destacado la educación, el ejercicio físico, la actividad social y cognitiva.

Por su parte, la doctora Antonia Arjonilla, radióloga cardiovascular en los Hospitales Universitarios Quirón en Madrid, ha asegurado que una mayor adherencia a la dieta mediterránea se asocia con una menor incidencia de eventos cardiovasculares como infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

«Las pruebas de imagen avanzadas como Tomografía Computarizada (TC) y Resonancia Magnética (RM) son capaces de detectar aquellas lesiones más vulnerables por su composición y con mayor probabilidad, por tanto, de ocasionar un evento isquémico; y con ellas se ha comprobado la modificación de las lesiones, tanto cuantitativa como cualitativamente, tras la implantación de la dieta mediterránea. La RM es capaz de mostrarnos alteraciones cuantitativas en el tamaño y la función cardiaca que preceden a la aparición de la insuficiencia cardíaca y la mejoría de esos parámetros tras la dieta mediterránea».

Además, la doctora Fátima Matute, radióloga abdominal en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha recalcado que la esperanza de vida de los españoles es de las más altas de Europa gracias a la dieta mediterránea, el clima y al «excelente sistema sanitario».

«Nuestro sistema de salud universal es público y permite el acceso de todos los residentes en España tanto en la atención primaria como especializada, lo que redunda en una reducción de la morbimortalidad y en que se puedan tratar enfermedades y prevenirlas».

En este sentido, ha puesto de manifiesto la formación «excelente» con la que cuentan los profesionales en España y, especialmente, ha resaltado a los radiólogos. «Nuestra sociedad científica es muy antigua y potente, y desde los inicios hemos incidido en la necesidad de formarnos no solo en medicina y tecnología, sino también en la importancia de la humanización de la radiología».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído