El truco de nuestros ancestros para no morir de hambre podría ser la causa de la obesidad

El truco de nuestros ancestros para no morir de hambre podría ser la causa de la obesidad
Mujer YT

Un nuevo estudio encuentra que un «truco» molecular que evitó que nuestros antiguos ancestros murieran de hambre podría contribuir a la epidemia de obesidad, según recoge sciencedaily y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

En los tiempos de inanición, dicen los investigadores, los animales tenían más probabilidades de sobrevivir si podían acumular y estirar la energía almacenada. Incluso si un animal se aseguraba un raro banquete, la evolución sonrió al almacenar el exceso de combustible como grasa, dada la posibilidad de un rápido regreso a la inanición.

«Descubrimos un mecanismo contra la hambruna que se ha convertido en una maldición en tiempos de abundancia porque considera que el estrés celular creado por comer en exceso es similar al estrés creado por la inanición, y frena nuestra capacidad de quemar grasa», dice el autor principal del estudio. Ann Marie Schmidt, MD, la Dra. Iven Young, profesora de endocrinología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York.

Publicado en línea el 16 de julio en Cell Reports, el estudio actual revela que la función natural de una proteína llamada RAGE en la superficie de las células grasas es detener la descomposición de la grasa almacenada frente al estrés. Su existencia puede explicar en parte por qué el 70 por ciento de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos, según la Asociación Americana del Corazón (AHA). En marzo de 2017, la AHA anunció una subvención para ayudar a los investigadores a encontrar el difícil «freno metabólico».

Los fondos de la AHA siguieron a un estudio de 2016 en el que se descubrió que los participantes de America’s Greatest Loser recuperaron sus libras perdidas una vez que terminó el programa. ¿Por qué sus metabolismos se detuvieron ante la pérdida de peso, como si sus cuerpos estuvieran empeñados en volver a la obesidad?

Un freno en la quema de grasa

Según los autores, la forma más eficiente para que la evolución creara un mecanismo anti-hambre era a partir de sistemas antiguos que ayudaban a los animales a usar alimentos para obtener energía celular y recuperarse de una lesión. También se conectó a estos mecanismos primarios la hormona adrenalina, que señala la conversión de la grasa en energía cuando los animales huyen de los depredadores o del calor del cuerpo cuando se enfrían.

Esta convergencia, a través de las mismas proteínas de señalización, significa que RAGE puede bloquear la «quema de grasa» que se requiere cuando morimos de hambre, nos congelamos, nos lesionamos, entramos en pánico o, irónicamente, comemos de más.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído