¿’LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA’ LO ES O NO?

Desayuno: qué hacer con él si queremos adelgazar y estar sanos

Desayuno: qué hacer con él si queremos adelgazar y estar sanos

Lo sabes, pero quizás si lo lees escrito lo asumas más rápido: si quieres adelgazar, no engordar o estar más sano, sabes de sobra que desayunar fuera de casa no es lo más acertado.

El 90% de los españoles desayunan fuera de casa, pero luego se quejarán de ese cinturón de grasa que les sale alrededor de la cintura… Hacer la primera comida fuera de casa incrementa en un casi 18% el riesgo de padecer obesidad. Los datos de la Sociedad Española de Obesidad son absolutamente reveladores.

Habrá algún lector con interés por cambiar hábitos que, al leer esta información, decida cambiar el desayuno fuera de casa por… ¡no desayunar! Lo hará por pereza, por falta de viandas en casa, por falta de tiempo o por la creencia de que ayunar es el mejor método para adelgazar. De modo que entre un 10 y un 30% de la población europea y norteamericana se salta el desayuno.

¡Qué desastre total! Ningún estudio de entre decenas es capaz de aseverar ni una cosa ni la otra, porque todos parten de una situación en concreto y sin analizar las consecuencias.

De modo que la relación óptima sería aquella que atiende a hablar de lógica: ¿es lógico no desayunar? ¿O es lógico desayunar sano?

Quizás si aquellos que se clavan fuera de casa un croissant a la plancha con mantequilla y mermelada, zumo de naranja y café, empiezan a cambiar esto por desayunar en casa un yogurt natural sin azúcar, un café con leche sin azúcar, una tostada de pan integral o de centeno con una loncha de tomate y de pavo… Les saldrá más barato, más saludable, bajarán de peso y tendrán más energía. Es simple.

NO COMAS RÁPIDO, DEFINITIVAMENTE

Por último, sea en el desayuno, en la merienda o donde sea, apúntate esta: no comas rápido.  Según la American Heart Association, las personas que comen más despacio tienen menos probabilidades de ser obesas, de padecer cardiopatías, diabetes o accidentes cerebrovasculares. Esta afirmación llegó tras el estudio de la Universidad de Hiroshima (Japón) que concluyó que «comer más lentamente puede ser un cambio de hábito crucial a la hora de evitar el síndrome metabólico».

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído