Creció dos centímetros en el espacio, no nueve como se dijo en un principio

El astronauta Norishige Kanai creció dos centímetros en el espacio

El astronauta, de 41 años, viajó al espacio el mes pasado para completar una misión de casi seis meses

El astronauta Norishige Kanai creció dos centímetros en el espacio
Norishige Kanai RS

El lunes, 8 de enero de 2108, el astronauta japonés Norishige Kanai, que había llegado a la Estación Espacial Internacional hacía unas tres semanas, colgó (en japonés) en su cuenta de Twitter que había crecido 9 centímetros, y que estaba preocupado por no caber en el asiento de la nave espacial rusa Soyuz para regresar a la Tierra. «Mi altura ha sido medida aquí en el espacio y de alguna manera, de alguna manera, ¡he crecido 9 cm! En solo tres semanas realmente me he disparado, algo que no había visto desde la escuela secundaria», tuiteó. «Esto me preocupa un poco: que no sea capaz de encajar en los asientos de la nave Soyuz para nuestro regreso»:

Y sí, salir de la Tierra nos hace más altos, pero los astronautas suelen crecer entre 2 y 5 centímetros en el espacio, ganancia que se pierde al regreso a la gravedad de la Tierra, debido a la ausencia de la gravedad, que permite que se separen las vértebras en sus columnas. Y aunque nueve centímetros era demasiado, hubo expertos que le concedieron el beneficio de la duda. Por ejemplo, Libby Jackson de la agencia espacial de Reino Unido (UK Space Agency), dijo a la BBC que podría ser posible, «dado que cada cuerpo humano es diferente».

Pero lo cierto es que el cuerpo de Kanai no parece ser tan extraordinariamente diferente, y poco más de un día después, tras una avalancha de noticias, se disculpó y dijo que se había medido otra vez después de que su capitán planteara dudas sobre el aparente crecimiento, y resulta que solo se había estirado dos centímetros respecto a su límite de estatura terrestre. «Esta mala medición parece haberse convertido en un gran problema, así que debo disculparme por esta terrible noticia falsa», tuiteó, sin explicar cómo se había producido el error de cálculo original. «Parece que puedo caber en la Soyuz, así que estoy aliviado».

El astronauta, de 41 años, viajó al espacio el mes pasado para completar una misión de casi seis meses. El cuerpo humano se enfrenta a numerosos cambios, de carácter incluso genético, en una misión espacial. Hace unos días conocíamos que, además de las náuseas, un síntoma común, ahora hay que sumar la fiebre a los padecimientos más incómodos debidos a la microgravedad espacial. Según investigadores de la Charité Universitätsmedizin en Berlín (Alemania), este aumento en la temperatura no se da de manera instantánea, sino que ocurre progresivamente a través de los meses a medida que el cuerpo se va adaptando a la microgravedad. Además de los aumentos de temperatura general, los resultados mostraron que la temperatura central corporal aumentaba más rápido en microgravedad que en la Tierra. Probablemente porque el entorno espacial interfiere con los factores clave que regulan la temperatura corporal, como el calor que emitimos en nuestro entorno y la cantidad de sudor que producimos para enfriarnos.

Fuente original: N+1, ciencia que suma

VÍDEO DESTACADO: Pasó un año en el espacio y regresó distinto a su gemelo, también astronauta

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído