LAS COSAS DE LA GENTE DEL CINE

Así violó Marlon Brando, por detrás y con mantequilla, a María Schneider, en ‘El último Tango en París’ de Bertolucci

La actriz María Schneider, conocida por su papel en «El último tango en París» de Bertolucci, firmó una carta pública contra el reciente fallecido Bernardo Bertolucci donde lo acusaba de abuso.

Esta carta no solo incluía al italiano sino también a Marlon Brando, el director que estaba al tanto de lo que sucedería en la escena de sexo de «El último tango en París»

Durante la escena a Schneider se le oculta que van a utilizar mantequilla como lubricante, Bertolucci se justificó diciendo que no se le había informado porque quería que su reacción fuese natural y creíble no ensayada , en estos momentos la actriz tenía apenas 19 años de edad.

En un fragmento de la carta María Schneider expone:

«Señor Bernardo, ¿qué hubiera hecho si su cónyuge, Clare Peploe, hubiera sido tratada de la misma forma en que usted trató a una joven de apenas 19 años?»

Peploe, mujer de Bernardo y también directora de cine , afirmó en 2007 haber sufrido bastante al enterarse de lo sucedido.

Sin embargo, nunca se alejó de Bertolucci quien tampoco tuvo problemas en admitir el abuso hacia la actriz.

LAS SECUELAS

Esa escena dejó secuelas en el director y en la actriz: él, aunque tuvo que enfrentarse a varios juicios por la obscenidad de la historia, acabó nominado en los Oscar de 1973 y condecorando su filme como uno de los clásicos de los setenta.

Ella perdió la vida en su travesía por centros psiquiátricos. Se autodestruyó, cayó en la adicción a las drogas e intentó suicidarse en varias ocasiones.

Después de esa película no volvió a desnudarse en el cine y desarrolló una fobia enferma a la mantequilla. A los 58 años murió a causa de un cáncer de pulmón.

La película, bajo los ojos del feminismo

Su confesión sobre la praxis del cineasta y el conchabamiento de Marlon Brando no tuvo más repercusión.

Ni siquiera cuando Bertolucci reveló que todo era cierto en 2013: contó que su brillante idea se le ocurrió la mañana anterior al rodaje, durante el desayuno, mientras Brando untaba un trozo de pan con mantequilla.

Los dos hombres se miraron con complicidad y quedaron iluminados por su giro creativo. Reservarían la sorpresa para la actriz.

“No quería que fingiese la humillación, quería que la sintiese”, explicó Bertolucci.

“Creo que nos odió a mí y a Marlon Brando”.

Hizo ver que no se arrepentía de aquella decisión, aunque la considerase “horrible”:

“Hoy esta conducta sería inaceptable, pero eran otros tiempos. Son cosas graves, pero las películas se hacen así. Las provocaciones son a veces más importantes que las explicaciones”.

Sólo gracias a la llameante ola del feminismo este episodio fue revisado bajo los ojos del respeto a los derechos humanos. En 2016, el suceso cien veces contado e ignorado se hizo viral y se condenó en bloque. Entonces nadie entendía cómo podía haber pasado desapercibido.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído