Escaneado el lugar donde el poeta fue enterrado

La fosa de Lorca, por dentro

Una "tumba" de 6x2 metros, y 0,9 de profundidad, con 3 concavidades

Fue fusilado a los 38 años y enterrado junto a un maestro, dos banderilleros y tal vez un inspector municipal de tributos del Ayuntamiento y un restaurador

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y esta vale por mil lágrimas. Por primera vez los ojos de la ciencia se adentran como raíces en el dolor que custodia el subsuelo del barranco de Víznar, en el punto exacto donde se dice que fue enterrado Federico García Lorca.

Esos ojos han identificado la fosa más buscada de la Guerra Civil, uno de los grandes misterios de las últimas décadas.

Apoyada en las ondas de la tecnología del geo-radar, una mirada que no importuna a los muertos tanto como a los vivos nos ofrece la primera descripción exacta del interior de la fosa, previa a su excavación, planeada para las próximas semanas por la Junta andaluza.

«Yo quiero ver aquí los hombres de voz dura, los que doman caballos y dominan los ríos: los hombres que les suena el esqueleto y cantan con una boca llena de sol y pedernales…»

Por primera vez cientos de miles de datos informáticos manan desde un lugar tan triste y negro y dan la dimensión exacta de una de las más lacerantes tragedias de la cultura española del siglo XX: el asesinato, en los albores de la Guerra Civil, de uno de los más grandes poetas de nuestra historia, cuya vida y carrera fueron truncadas cuando fue fusilado a los 38 años y enterrado junto a un maestro y dos banderilleros -y tal vez un inspector municipal de tributos del Ayuntamiento y un restaurador- en la madrugada del 18 al 19 de agosto de 1936.

Luis Avial, de la empresa Cóndor Geo-radar, escaneó el pasado día 25 de septiembre la zona que históricamente ha sido asociada con el enterramiento del poeta.

Se trata de un parque público en Alfacar, donde se erigió un monolito de homenaje a todas las víctimas de la barbarie que el poeta simboliza y donde según los pocos testimonios de la época -sobre todo el de Manuel Castilla Blanco, que participó en los hechos directamente- fueron enterrados el poeta y y sus compañeros en aquella noche aciaga.

DESCRIPCIÓN DE LA FOSA

Avial es un operador de geo-radar convertido en experto en localizar fosas después de su amplia colaboración con varias asociaciones para la recuperación de la memoria histórica.

Lo cierto es que se ha convertido en la primera persona capaz de describir el interior de la fosa. Y el resultado ha sido sorprendente.

Para empezar, las medidas: la fosa tiene un vaso -así se llama la marca cóncava que ha dejado la tumba excavada en los estratos originales- cuyas medidas son de unos 6 metros de largo por apenas 2 de ancho (en realidad poco más de 1,8 metros).

El fondo de la fosa, la quilla de esta barca de muerte sobre la que yacen los restos humanos, tiene una profundidad de entre 0,8 y 0,9 metros y dibuja una escena del crimen cuyos detalles resultan todavía estremecedores.

TRES CONCAVIDADES

Aunque la imagen del geo-radar no perfila las formas de los huesos, sí muestra anomalías compatibles con restos humanos. Por las dimensiones registradas, los cuerpos deben haber sido enterrados en parejas.

Hay tres concavidades diferenciadas y separadas por dos pequeños amontonamientos de tierra que debieron separar unos cuerpos de otros. El tamaño de cada concavidad es de unos 2 metros de longitud.

De este modo, los cuerpos de García Lorca y sus desgraciados compañeros, el maestro republicano Dióscoro Galindo, los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas y, según se indica desde la Junta de Andalucía, el inspector municipal Fermín Roldán y un restaurador granadino, Miguel Cobo Vilches quedaron sepultados.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído