Presagian momentos difíciles que repercutirán en los colegios

Escuelas cristianas de Cataluña tildan la sentencia del procés de ‘gran crueldad’

Escuelas cristianas de Cataluña tildan la sentencia del procés de 'gran crueldad'
Estudiantes junto a carteles en favor de la independencia de Cataluña

Los estudiantes vuelven a ser la punta de lanza de las protestas independentistas. La escuela catalana ha dejado claro su rechazo a la sentencia del procés después de que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) llamara a los maestros a «hacer sentir su voz de denuncia en las aulas».

Esa voz se ha notado especialmente en los centros religiosos. Por ejemplo, la Escola Pia de Catalunya, de los escolapios, afirma en un comunicado que el fallo «es un grave atentado a los principios democráticos de nuestra sociedad y una gran violación de derechos humanos». Sostiene que los hechos condenados «no pueden ser considerados delictivos» y denuncia «vulneraciones de las garantías procesales».

Los jesuitas, mientras tanto, albergan en su web una nota de la Fundación Escola Cristiana de Catalunya –agrupa a 434 colegios– que cita al Papa Juan XXIII para decir que «no es precisamente condenando como hay que atender a las necesidades de nuestro tiempo» y advierte de que «la privación de libertad hará muy difícil cerrar heridas».

La Fundación Escola Cristiana de Catalunya vaticina que en los próximos días se vivirán «momentos difíciles» que, en su opinión, tendrán repercusión en las escuelas, en relación a la sentencia del Tribunal Supremo por el caso del «procés».

En su comunicado pide que, «de manera inmediata, se inicie un proceso multilateral de diálogo político y social» permita «salir de este callejón sin salida, haga recuperar la estabilidad democrática e institucional y conduzca a la concordia y a la paz social» .

A pesar de ello, la fundación afirma: «La privación de libertad hará muy difícil cerrar heridas y lograr consensos que conduzcan a la hermandad, libertad y paz que todos deseamos».

Las identidades diversas y las opciones políticas diferentes que se manifiestan en el conjunto de la ciudadanía y de las instituciones, como las escolares, «son todas ellas legítimas y respetables», prosigue la nota.

La fundación quiere proporcionar a sus alumnos «las herramientas para convertirse en constructores de consensos, con suficiente discernimiento como para saber transformar las situaciones conflictivas convirtiéndolas en oportunidades respetuosas y constructivas en el contexto de diversidad, pluralidad y complejidad en el que vivimos».

Por todo ello, reclama a todas las instituciones y partidos políticos que «actúen con generosidad y cordura» y que «se abandone la judicialización de la situación que debe devolver al ámbito político que le es propio».

Por su parte, el colegio Cor de Maria de Sant Celoni (Barcelona) ha enviado a los padres un correo para informarles de que se adhiere a un manifiesto a favor de los presos y contra la «represión». Y el centro concertado Joan Pelegrí de Barcelona también ha suscrito un comunicado en el que habla de su «tristeza» por una sentencia «injusta y desproporcionada» y se solidariza con los «presos políticos».

Finalmente, la Fundación Joan Maragall y la Fundación Vedruna, tildan la sentencia como «de gran crueldad» y la consideran «un paso atrás» para resolver el conflicto político de Cataluña.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído