La pastora Paula White promueve la teología de la prosperidad

Trump ficha a una telepredicadora para la oficina de asuntos religiosos de la Casa Blanca

Trump ficha a una telepredicadora para la oficina de asuntos religiosos de la Casa Blanca
Paula White, asesora espiritual del presidente Donald Trump. EP

Una firme defensora del ‘trumpismo’. A un año de las elecciones, el presidente estadounidense Donald Trump ha incorporado a la oficina de asuntos religiosos de la Casa Blanca a una polémica ministra protestante que defiende la llamada teología de la prosperidad, según la cual Dios quiere la prosperidad financiera de los buenos cristianos que pagan cuando deben su diezmo. La pastora Paula White, telepredicadora de Florida de 53 años, ha ingresado en el Gobierno de Estados Unidos como enlace con los grupos religiosos.

White ha construido, a lo largo de su vida, una red de iglesias que se mantienen con donaciones de los feligreses, unas donaciones de las que ella también se ha beneficiado. Esa es la forma de operar de esas megaiglesias protestantes en las que se suele predicar que alguien que es generoso con sus diezmos recibirá la bendición de Dios en forma de millones. La pastora vive en una mansión en Tampa cuyo valor estimado es de 2,2 millones.

Cuando Trump juró el cargo en 2017 fue White quien rezó por el presidente en el Capitolio, ante las cámaras de todo el mundo. Desde entonces ha sido invitada a numerosas reuniones con líderes religiosos en la Casa Blanca y ha participado en decenas de reuniones, asesorando al mandatario sobre el voto evangélico. White ha sido fundamental en cambios de parecer de Trump, como su cada vez más clara oposición al aborto.

La teología de la prosperidad forma parte del pentecostalismo, una rama del protestantismo que no es ajena a la polémica, no sólo por su defensa de que las donaciones a los pastores serán recompensadas con un riqueza material que Dios quiere para sus fieles. En muchas de sus iglesias se practica el don de lenguas, una facultad concedida por el Espíritu Santo que permite hablar múltiples idiomas que el feligrés desconoce.

White y Trump se conocieron en 2002 y han mantenido amistad desde entonces. En 2014 la iglesia que entonces regentaba White, llamada ‘Without Walls’, declaró suspensión de pagos por incapacidad de afrontar una deuda de más de 25 millones. Después la pastora abrió otra, ‘City of Destiny’, de la que se apeó en mayo para dedicarse a abrir una universidad y una red de 3.000 nuevos templos.

No es la primera vez que un presidente norteamericano se pone en manos de un religioso como asesor espiritual (sí que es la primera en que el pastor es una mujer). Los republicanos Ike Eisenhower y Richard Nixon pedían consejo habitualmente al célebre reverendo Billy Graham. El demócrata Barack Obama hizo lo mismo con el telepredicador Rick Warren.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído