"Mucha serenidad ante los grupos que van llegando", dice el portavoz

Gil Tamayo: «No hay nerviosismo entre los obispos ante las próximas elecciones generales»

Pide igual sensibilidad contra el aborto que ante el abandono de un niño en un cubo de basura

Gil Tamayo: "No hay nerviosismo entre los obispos ante las próximas elecciones generales"
El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo

Gil Tamayo: "Cuando se renuncia a los principios por votos, se acaban perdiendo no solo los principios sino también los votos"

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha asegurado que no existe «ningún nerviosismo» entre los obispos ante las próximas elecciones generales de noviembre, a las que concurrirán por primera vez nuevas formaciones como Podemos o Ciudadanos, y ha asegurado su colaboración, sea cual sea el partido que gobierne en la próxima legislatura.

«La Iglesia quiere seguir colaborando con libertad con quienes elijan libremente los ciudadanos. No hay ningún nerviosismo, sino ganas de colaborar con todos, de dialogar con todos porque tenemos un trabajo común: El bien de los españoles que en su inmensa mayoría son católicos», ha señalado Gil Tamayo en una entrevista con Europa Press.

Además, ha recordado que la Iglesia es «una institución muy antigua» y está «muy arraigada» en España con casi 2.000 años y siempre ha permanecido, un hecho que les aporta «mucha serenidad ante los grupos que van llegando» y a la hora de afrontar nuevos retos.

En cualquier caso, ha matizado que lo que quiere la Iglesia es vivir «con independencia y libertad para ejercer su misión y colaborando con las legítimas autoridades en el bien de los ciudadanos», en un marco fijado por los Acuerdos Iglesia-Estado que, «podrían ser revisables» pero que por el momento, a su juicio, se están mostrando «válidos y útiles».

Asimismo, ante las próximas elecciones en Cataluña el 27 de septiembre y ante una posible declaración unilateral de independencia, Gil Tamayo ha confiado en que, aunque podrá haber «momentos de nerviosismo», al final «se sabrán hacer las cosas con serenidad, paz, diálogo, en libertad y buscando el bien común de todos los españoles». Además, ha apuntado que los sacerdotes de la región irán «acompañando» en el «consenso» y en la «búsqueda de la unidad».

DIPUTADOS VALIENTES CONTRA EL ABORTO

Por otro lado, ante la reciente aprobación de la reforma de la ley del aborto, que impide a las menores de 16 y 17 años abortar sin consentimiento paterno, el portavoz de los obispos ha aplaudido la «posición valiente» de los diputados del PP que votaron en contra porque, según ha indicado, «cuando se renuncia a los principios por votos, se acaban perdiendo no solo los principios sino también los votos».

Además, ha criticado la «aceptación social» que hay hacia el aborto y ha reclamado la misma «sensibilidad» contra el aborto que contra el abandono de un bebé en un cubo de basura.

«Otro drama es que nos hemos acostumbrado, la aceptación social del aborto como si fuera un hecho banal. Si tenemos esa sensibilidad tan grande ante el sufrimiento de un niño abandonado en un contenedor de basura, ¿por qué no la aplicamos también con el ser humano en el interior del seno de su madre?», se ha preguntado.

Sin embargo, ha precisado que no basta con decir no al aborto, sino que hace falta ayudar a las madres y ha propuesto «agilizar y facilitar la adopción, con todas las seguridades» y «establecer líneas de ayuda a la maternidad con las garantías de anonimato o con un sueldo añadido durante el tiempo de gestación y cuidado», hasta que la mujer decida si dar o no en adopción a su hijo.

En cuanto a la sugerencia de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de reflexionar sobre «por qué uno se va de putas» en el marco de un encuentro de alcaldes en el Vaticano sobre la ecología y la trata de personas, Gil Tamayo ha apostado por luchar contra las consecuencias de la comercialización con las personas y la esclavitud sexual y por remediar las causas a través de una «adecuada formación afectiva». Según ha subrayado, la explotación de la mujer «no es una industria más con la que incrementar el PIB».

GENEROSIDAD EN LA REUBICACIÓN DE INMIGRANTES

Sobre la reubicación de unos 32.000 demandantes de asilo llegados a Grecia e Italia en los países de la UE, de los que España ha aceptado acoger a 1.300 en lugar de los 4.288 que le pidió la Comisión Europea, Gil Tamayo ha pedido «generosidad» y ha recordado que al igual que España fue un país de emigrantes, ahora «le toca» acoger a otros inmigrantes.

«Tenemos que ser generosos en esta gestión, nosotros hemos sido un pueblo de inmigrantes y ahora nos toca acoger para dar esas posibilidades de futuro a quienes carecen de esas puertas a la esperanzas en sus lugares de origen, que es donde les hubiera gustado vivir», ha indicado, al tiempo que ha pedido «estar a la altura» y demostrar la «solidaridad» del pueblo español. (RD/EP)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído