Corta dos orejas y sale a hombros en Cuenca con Padilla y Abellán

A sus 44 años, Jesulín de Ubrique retorna a los ruedos y triunfa en una tarde feliz

La ovación ha sido grande y se ha dejado ese 80% de localidades vendidas

A sus 44 años, Jesulín de Ubrique retorna a los ruedos y triunfa en una tarde feliz
Jesulín RS

El gran día con el que llevaba soñando tantos meses Jesulín de Ubrique (44 años) ha llegado

La espera se ha hecho eterna desde que Jesulín de Ubrique publicase su graciosísimo vídeo a lo Rocky Balboa con el que quería anunciar su vuelta a los ruedos.

Pero por fin ha llegado la fecha señalada para los amantes de la lidia: el regreso y despedida de Jesulín de Ubrique tras siete años de participar en contados festivales.

Con 44 años ya cumplidos, Jesulín ha rendio por fin ese gran día con el que llevaba soñando tantos meses.

Ha sido este 19 de agosto de 2018, en la Feria de San Julián, en Cuenca, uno de los acontecimientos taurinos más populares, según Lecturas.

Y es que ya totalmente recuperado de las dos hernias que le llevaron al hospital a principios de este año, Jesulín se dejó convencer para vestirse de luces una última vez y contentar a sus fans, aquellos que le convirtieron en un fenómeno de masas del toreo en nuestro país en los 90 y uno de los más taquilleros de los últimos 30 años. Y así ha sido.

La expectación por la presencia del gaditano se notaba en la plaza, pese a la decepción de muchos por la baja de Cayetano Rivera en el último momento, con dos costillas fracturadas que le han alejado de los ruedos una temporada.

Eso sí, al poner un pie en la plaza y santiguarse, la ovación ha sido grande y se ha dejado ese 80% de localidades vendidas, lejos del fracaso en taquilla que se preveía hace unos días. Junto a él, uno de sus toreros más queridos, Juan José Padilla, y Miguel Abellán, con quien también ha compartido cartel debido a la retirada del hijo de Paquirri.

Tras su actuación frente al toro, Jesulín ha sentido el calor de la plaza una vez más en uno de los momentos importantes de su carrera. Como prueba de ello, la presencia de su mujer, María José Campanario, en la ciudad (aunque no en la plaza), que ha querido apoyarle en este día. Los autógrafos y fotografías han dado cuenta de que el torero sigue siendo uno de los más queridos por los amantes del toreo, sobre todo por las mujeres, que se han acercado a saludarle y pedirle un recuerdo, por última vez.

Y es que el gaditano ya advirtió que esta sería la última vez en la que se vestiría de luces.

«El toro nunca envejece y yo ya tengo una edad», decía en una entrevista para EFE hace pocos días.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

TELEVISORES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído