El capitán no estuvo seguro en la portería su regreso a la Liga

Iker Casillas y su inestabilidad psicológica preocupan seriamente al Real Madrid

Iker Casillas tiene un problema. No es un problema físico. Es un problema de confianza. El portero del Real Madrid ha recuperado la titularidad en la portería merengue, pero sigue sin sentirse del todo cómodo con su situación actual en el equipo blanco.

Examinado a cada segundo, en cada movimiento por su propia afición, el portero ya ha dejado muestras de un nerviosismo impropio de él. Son las consecuencias de varias temporadas tensas que dejan un panorama complicado que preocupa bastante al propio Real Madrid.

Cuenta Paco García Caridad, director de Radio Marca, que los que más incómodos están con esta carencia de tranquilidad son sus jefes directos, esto es, Carlo Ancelotti y Fernando Hierro.

Tanto uno como otro saben de la inestabilidad mental del portero, de la facilidad con la que se distrae y pierde la concentración o de cómo cada error que tiene le lastra y hunde como jamás había sucedido.

Una tendencia que se pudo ver en su máxima expresión en el Mundial de Brasil y que ya ha dejado algún incidente en la presente temporada, como sucedió contra el Manchester United en un amistoso en EEUU o como se pudo ver en la Supercopa de España con sus fallos frente al Atlético.

Sea como fuere, por ahora Casillas cuenta con la confianza de Ancelotti, aunque no es, ni mucho menos, una confianza eterna.

Keylor Navas espera paciente su oportunidad sabedor de que si Iker no rinde, será él quien ocupe su puesto.

El costaricense sólo tiene en contra de su titularidad el hecho de haber llegado después que Casillas a la preparación blanca.

Un hecho que dio el curso pasado la titularidad a Diego López y que, por ahora, mantiene al capitán bajo palos, aunque sea con la confianza bajo mínimos y una tensión constante en torno al marco merengue.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído