La disciplina táctica del '14' resulta imprescindible cuando juega la BBC

Vuelve Casemiro contra el Athletic de Bilbao y el Real Madrid es otro cuando juega el brasileño

El equipo de Zidane recupera más y le rematan menos cuando juega él

Vuelve Casemiro contra el Athletic de Bilbao y el Real Madrid es otro cuando juega el brasileño
Zidane con Casemiro. RM

El Real Madrid, sin Varane, recibe 1,6 goles por encuentro este curso. El central francés no viajará a Bilbao por lesión para enfrentarse al Athletic

La visita al Athletic, posiblemente la salida más delicada que le queda al Real Madrid en LaLiga, reintegrará este 18 de marzo de 2017a Casemiro en el once de Zidane.

Sin un sustituto claro y capacitado para asumir sus funciones, la presencia del brasileño resulta esencial para las tareas de recuperación y de cohesión del sistema defensivo. Con Casemiro el Madrid registra mejor promedio de robos (62 por partido a 58 cuando no está) y recibe menos remates en contra (8 por 11).

La disciplina táctica y el despliegue físico de Casemiro asoman como el mejor antídoto frente al inamovible 4-3-3 de Zidane con la BBC. Los compromisos ante el Borussia en Dortmund (2-2)y contra Las Palmas en el Bernabéu (3-3) fueron los partidos en los que el Madrid sufrió más disparos en contra (37 entre ambos encuentros) y dan testimonio de la influencia capital del ‘14′ blanco.

Como subraya Javier Sillés en ‘AS’, Zidane alineó a la BBC y el brasileño faltó por lesión y por rotación, respectivamente. Ausencias que desajustaron al Madrid.

El técnico galo no ha disimulado públicamente la trascendencia de Casemiro: «Sabemos de su importancia en el medio…».

La única fórmula que le ha acabado de encajar a Zidane sin el brasileño es el 4-2-3-1 del Vicente Calderón (triunfo madridista por 0-3), con Modric y Kovacic formando en el doble pivote e Isco en el enganche.

Sus números

Casemiro parece ser el único futbolista madridista que hace una lectura correcta de su papel como mediocentro posicional en el sistema 4-3-3 (ver imágenes de abajo). Su estadística descubre siete recuperaciones y tres interceptaciones por choque. Tampoco tiembla cuando le toca meter la pierna, una cualidad indispensable para manejarse en esa posición.

Comete más de dos faltas por choque, cuando Kroos, Modric o Kovacic no llegan a una. En su último partido liguero fuera de Chamartín, ante el Eibar, ganó casi el 70 por ciento de sus duelos a los que añadió 11 recuperaciones. Números, en su conjunto, que demuestran que el mediocampo del Madrid es otro con Casemiro.

El Madrid con Casemiro y sin Casemiro

  • La medular con él. El brasileño abarca la zona de acción por delante de los centrales y se sitúa en líneas de pase. De esta forma, fortalece el centro del campo y recupera balones con frecuencia.
  • La medular sin él. Kroos fue el encargado de desempeñar el cometido de Casemiro ante el Betis. Perdía la posición y se ocasionaban considerables espacios en la zona ancha. Un dato revela la menor consistencia del alemán: sólo se apuntó cuatro recuperaciones.
  • El área con él. Como mediocentro está obligado a ajustar su posición y a echar una mano a los centrales ante el peligro de los centros laterales. Siempre está en alerta por las posibles llegadas desde atrás de jugadores rivales. Acumula 19 despejes de cabeza este curso.
  • El área sin él. Ningún otro centrocampista aporta el rigor del brasileño en las ayudas a los defensas. No bloquean del mismo modo las incorporaciones de futbolistas contrarios. El efecto inmediato es la generación de vacíos notables en las proximidades del área.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído