La entidad presidida por Javier Tebas esgrime una «causa de fuerza mayor» para hacer esta propuesta, debido a los graves episodios de violencia sucedidos anoche en Barcelona

Barcelona-Real Madrid: La Liga pide a la Federación llevar el clásico del 26-O al Santiago Bernabéu

Barcelona-Real Madrid: La Liga pide a la Federación llevar el clásico del 26-O al Santiago Bernabéu
Barcelona-Real Madrid RS

La cosa se complica. La Liga ha solicitado al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol, «por causa de fuerza mayor», que el clásico previsto para el próximo sábado 26 de octubre a las 13.00 horas en el Camp Nou se lleve al Santiago Bernabéu, invirtiéndose así el orden de los partidos entre los dos grandes clubes del fútbol español, según recoge el autor original de este artículo Rubén Cañizares en ABC y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

El duelo estaba previsto que se disputase en el Camp Nou, pero los graves incidentes sucedidos en la noche de ayer en Barcelona, el peligro de que siga siendo así en los próximos días, y la macromanifestación prevista para el mismo sábado 26, por la situación política que atraviesa Cataluña tras la sentencia del procés han provocado la solicitud de esta medida.

Desde la Liga apuntan a tres artículos del Reglamento de la RFEF para justificar su solicitud. El 188, el cual reza que «en caso de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, la RFEF podrá suspender total o parcialmente las competiciones, así como prorrogar o reducir los períodos de inscripciones, en coordinación, en su caso, con la Liga Nacional de Fútbol Profesional, cuando así resulte legalmente oportuno; el 239, que especifica que la suspensión o aplazamiento de un partido debe estar sujeta a «razones de fuerza mayor indubitadamente acreditadas o recogidas reglamentariamente»; y el 240.1, que dice que «la RFEF tiene la facultad de suspender cualquier encuentro cuando prevea la imposibilidad de celebrarlo por causas excepcionales».

La Federación respondió al posible cambio con un comunicado en el que deja el caso en manos del Comité de Competición, que a su vez ha remitido la decisión a Barcelona y Real Madrid. Ambos clubes tienen hasta el lunes para «presentar las alegaciones oportunas», con las cuales Competición fallará una resolución.

Este giro en la situación podría estar motivado también por el comunicado que el Barcelona emitió ayer tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio del «procés». En ella, se podía leer lo siguiente: «La resolución del conflicto que vive Catalunya pasa, exclusivamente, por el diálogo político. Por eso, ahora más que nunca, el Club pide a todos los responsables políticos que lideren un proceso de diálogo y negociación para resolver este conflicto, que también debe permitir la liberación de los líderes cívicos y políticos condenados».

Minutos después de conocerse la noticia, la Comisión Estatal contra la Violencia ha declarado el partido de alto riesgo. El presidente de la Federación Catalana, Joan Soteras, ha calificado el posible cambio como «inadmisible».

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído