Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Escándalo: el gobierno español avala el golpe de Estado en Mauritania

Lo que ocurra en Mauritania nos importa. Y mucho. Por eso es importante saber quien está detrás del golpe de Estado en ese país. Por lo demás, sería una cruel paradoja que el mismo gobierno que acusaba a Aznar de apoyar a los golpistas en Venezuela contra Chávez, apoyara ahora a los golpistas que han acabado con esta prometedora democracia en el mundo árabe.

Mauritania protagonizó hace poco más de año y medio, en marzo de 2007, una transición política ejemplar hacia la democracia.
Después de sucesivos golpes de Estado, se llevaron a cabo unas elecciones presidenciales y parlamentarias que fueron unánimemente reconocidas como limpias haciendo de este país el, sin duda, más democrático de todo el mundo árabe.

Desde entonces, el país vivió su democracia con las tensiones lógicas de cualquier país donde la oposición existe y tiene libertad para pronunciarse. En junio de 2007, fue destituido como primer ministro Zein Uld Zeidan un personaje vinculado al gobierno del golpista Uld Taya (destituido a su vez en 2005 por el golpe de Estado de Uld Fal que inició la transición a la democracia) y a los intereses de Marruecos.
Apenas dos meses después, el coronel Mohamed Uld Abdelaziz dio un golpe de Estado contra el presidente legítimo, Sidi Uld Chej Abdalaji (SIDIUCA).

El golpe de Estado ha sido condenado por la Unión Africana y por los Estados Unidos que se han negado a reconocer el gobierno ilegítimo imponiendo diversas sanciones. La Unión Europea, por su parte, amenaza con imponerlas si no se retorna a la legalidad constitucional.

Pero tres país avalan el golpe.

El primero es Senegal… apoyará todo lo que debilite a Mauritania, país contra el que sostuvo un enfrentamiento armado en el pasado. Por no recordar que es uno de los más firmes aliados de Marruecos en el continente.

El segundo es España… nada más producirse el golpe fue el país que más duramente lo condenó, pero después… se ve que «alguien» debió de decir a nuestro gobierno que el golpe no era «malo». Desde entonces, Moratinos no sólo se ha opuesto a las sanciones, sino que ha maniobrado en el seno de la Unión Europea para desautorizar al comisario de Desarrollo y liberar el pago de una importante cantidad por el acuerdo pesquero.
¡Hasta el presidente del Parlamento mauritano democráticamente elegido ha denunciado la complicidad del gobierno español con el golpe!

La pregunta, entonces, es la de por qué el gobierno de Rodríguez Zapatero avala este golpe.
La coalición de partidos opuestos al gobierno ilegítimo acaba de acusar a un gobierno extranjero de patrocinar el golpe. Todas las informaciones apuntan a Marruecos, el único país, aparte de los citados, que reconoce al gobierno golpista.

Recordemos que hace unos cuatro años, el 1 de diciembre de 2004, el ministro de Exteriores del gobierno de Rodríguez Zapatero, acusaba a Aznar de haber «avalado» el intento de golpe de Estado en Venezuela contra Chávez.
Si es cierta la implicación marroquí en el golpe ¿Qué carta posee Marruecos para poder chantajear al gobierno español al extremo de hacerle contradecirse en un principio tan grave?

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído