Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Victoria de Obama: otra mala noticia para Mohamed VI

La victoria de Obama supone una nueva derrota para las pretensiones de Mohamed VI en el Sahara Occidental. Y es que el candidato del «majzén» era McCain. Por ello, sería razonable esperar algunos cambios en la política USA sobre este asunto, aunque el vicepresidente de Obama, Biden, «sensible» a las pretensiones marroquíes puede ser un freno a ese cambio.

Los vínculos de McCain con el majzén marroquí se remontan, cuando menos, a 2005. En 2005, McCain fue «contactado» por el lobby pro marroquí en EE.UU. para presionar al Frente Polisario para que liberara a los últimos prisioneros de guerra que mantenía por la guerra de liberación del Sáhara Occidental. McCain no se limitó a firmar un papelito, sino que se prestó a invitar a seis antiguos prisioneros de guerra marroquíes al Congreso de los EE.UU (alguno conocido por las calumnias que ha vertido sobre las circunstancias de su prisión) y a intervenir en la CNN y la CBS defendiendo la posición de Marruecos en aquel momento. El propio McCain en la misiva que dirigió a Mohamed Abdelaziz para pedir la liberación de los prisioneros asumió ciertas calumnias vehiculadas por el majzén y que el Frente Polisario ha demostrado como falsas.
Las gestiones de McCain se sumaron a las de otros políticos conocidos por su pertenencia al lobby pro marroquí en EE.UU.

No se sabe si los «esfuerzos» de McCain fueron «desinteresados», pero lo habitual, por un lado, es que las actividades lobbystas en EE.UU. se hagan a cambio de algo y, por otro lado, que Marruecos dé ciertas «recompensas económicas» a cambio de este tipo de pronunciamientos. Pero si esto pertenece al ámbito del secreto de los fondos reservados, lo que no es secreto es que el majzén quedó extraordinariamente satisfecho por los servicios prestados por McCain y le otorgó la máxima condecoración del régimen marroquí, el «Wissam alauita», que marca a los miembros del lobby pro marroquí.

Habida cuenta de los vínculos habidos en el pasado, no sería descabellado pensar que Marruecos pudo haber contribuido financieramente a la campaña de McCain, su candidato. Por contra, el periódico oficioso de Mohamed VI, decía el 14 de septiembre(quizá un tanto fantasiosamente), que Obama «frecuentaba a los dirigentes del Polisario«.

No puede, en consecuencia, extrañarnos la alegría de los saharauis por la victoria de Obama, ni la preocupación del Majzén por la derrota de McCain.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido