Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

«Caso Galván»: ¿ha jugado la CIA un papel?

El caso Galván tiene numerosas variables. Pero quizá sea conveniente reflexionar sobre cuáles han sido las causas que han provocado esta crisis. ¿Cuál ha sido el interés en liberar a «Galván»? ¿Explica algo el hecho de que pueda haber sido un agente de la CIA?

I. ¿LA «FUSIÓN» DE LISTAS COMO HIPOTÉTICA CAUSA DEL ESCÁNDALO GALVÁN?
¿Cómo se ha producido el «caso Galván»? No están claras ahora la causas. Se pueden formular algunas hipótesis, aunque quisiera dejar ese punto para un comentario ulterior.
Ahora bien, no quiero dejar de comentar una de las hipótesis que se han avanzado para intentar «lavar la cara» al régimen marroquí y, de paso proceder a un «control de daños» del desastre.
Lakome avanzaba, el día 5, la idea de que el gobierno español (pese a haber dicho lo contrario), había presentado dos listas al rey marroquí: una con la de los candidatos al indulto y otra de los candidatos a cumplir su pena en prisiones españolas. Lakome sostiene que todo el problema es que se «fusionaron» ambas listas, aunque no dice si eso fue un error o algo deliberado.
En España «El País» se ha hecho eco de esta tesis avanzada por Lakome… sin citar, por cierto, a esta publicación.

II. LA HIPÓTESIS DE LA «FUSIÓN» DE LAS LISTAS: UNA EXPLICACIÓN POCO CONVINCENTE
A mi entender, llevar el asunto a una «confusión» o «fusión» de dos listas es un insulto a la inteligencia que sólo se explica en la clave antedicha: se trata de intentar controlar el daño provocado por esta crisis.
Porque para empezar, esta tesis se enfrenta a una importante objeción que no es otra que el lamentable comunicado de la Casa Real del 31 de julio, antes de que se desencadenara el escándalo «Galván». diciendo:

S. M. el Rey Don Juan Carlos ha mantenido una conversación con S. M. el Rey Mohamed VI de Marruecos en el día de la Fiesta Nacional del Trono marroquí, ocasión en la que S. M. Mohamed VI ha anunciado la concesión de indulto a 48 ciudadanos españoles que cumplían condena en el país vecino.
Don Juan Carlos ha agradecido profundamente este gesto considerándolo una muestra singular de amistad entre los dos pueblos; una amistad que, según ha expresado S. M. el Rey, se ha puesto de manifiesto ampliamente durante su reciente visita a Marruecos en la que se han impulsado vigorosamente las relaciones entre los dos Reinos con el invalorable estímulo de S. M. Mohamed VI.

Si fuera verdad que el Gobierno español hubiera elaborado esas dos «listas», es poco creíble que Juan Carlos I no estuviera al tanto, pues ese fue uno de los puntos que trató con Mohamed VI.
Y si fuera verdad que había dos «listas», sería poco creíble que el Rey emitiera un comunicado expresando su «profundo agradecimiento» por una decisión que no se correspondía con lo que había tratado con el sultán marroquí.

Pero además, por si fuera poco, si fuera cierto que había dos listas, la lista de los indultos SÓLO se le entregaría al rey marroquí, mientras que la otra lista, la de los traslados de presos se habría entregado a ambos, al rey y al ministro (islamista) de justicia y, en su caso, al pseudo-«presidente» del gobierno (también islamista).

III. EL PROBLEMA NO ES DE «LISTAS»… SINO DE UN NOMBRE, GALVÁN, Y LO QUE REPRESENTA
El problema, por tanto, no es si había una o dos «listas», ni si hubo una «fusión» de ambas, sino quien y por qué puso el nombre de «Galván» en esa o esas listas. Hablar de confusión de listas es DESVIAR LA ATENCIÓN DEL ASUNTO FUNDAMENTAL, que es el hecho de que «Galván» fuera incluido.
Todo lo que se está sabiendo a estas alturas parece autorizar la siguiente deducción:
EL EXTRAÑO VIAJE DE JUAN CARLOS I Y LA PARAFERNALIA MONTADA EN TORNO AL MISMO ERA PARA ENCUBRIR UN ASUNTO IMPORTANTE: EL CASO «GALVÁN».
¿Quien es «Galván»?
Se ha avanzado que era un agente del CNI. Pero se ha prestado menos atención a otra insinuación hecha, a mi juicio, más importante. Según avanzó en su momento LAKOME, «Galván» era un individuo beneficiario del programa de la CIA para proteger a responsables iraquíes que proporcionaron informaciones estratégicas para atacar a Saddam Husseín. La CIA, en colaboración con el servicio español, le otorgó una nueva identidad antes de permitir su paso a Marruecos.
Es decir, si esto es cierto, «Galván» puede ser el verdadero motivo del lamentable viaje de Juan Carlos I a Marruecos en julio de 2013.

IV. ¿UNA COMPETICIÓN PARA HACER FAVORES AL «TÍO SAM»?
Los «Wikileaks» revelados recientemente sobre los años ’70 del siglo XX arrojaron varias informaciones importantes. Entre otras, que el entonces príncipe Juan Carlos mantenía excelente relaciones con los servicios norteamericanos y aparece citado como una de las principales fuentes de información de los servicios citados.
Esa relación de Juan Carlos con los servicios de inteligencia norteamericana quizás acaba de conocer su más reciente episodio en el «caso Galván». Un episodio que, en esta hipótesis, se situaría en la linea de la colaboración española con la CIA ejecutada en el penoso episodio del avión del presidente boliviano.
Juan Carlos, de ser cierta esta hipótesis, habría viajado a Marruecos para hacer un favor a Estados Unidos pidiendo que «Galván» viniera a España a cumplir su condena. Una vez en España, podría ser fácilmente puesto en libertad, como fue el caso de Carromero.
Ahora bien, quizá el gabinete real marroquí, y en especial el jefe del servicio secreto exterior, el siniestro Yasín Mansuri, vio la ocasión de hacer su propio juego ante Barack Husseín Obama: si tan importante es «Galván» para los Estados Unidos, ¿por qué dejar que España se lleve el mérito de su cuasi-liberación? La idea entonces debió ser, si esta hipótesis es cierta, que el propio Mohamed VI aprovechó la ocasión para ser él, y no su «amigo» Juan Carlos I, quien iba a vender el favor a los norteamericanos.
Así se podría explicar que, pese a no tener pasaporte en vigor, las autoridades españolas le proporcionaran rapidísimamente el salvoconducto que le permitió viajar a España inmediatamente después de ser liberado… así como la sorprendente laxitud de las autoridades fronterizas marroquíes que no pusieron ninguna traba a su salida del país.

Ya lo dijo el ministro de Justicia (islamista), Mustafá Ramid. En un comunicado del Ministerio de Justicia marroquí de 2 de agosto (hoy retirado de la web), el Ministerio afirmó que la liberación de «Galván» se produjo «por razones de interés nacional».

Si eso fuera cierto, el «favor» marroquí se haría, no a España, sino a los Estados Unidos y, naturalmente, a cambio de algo.
¿De qué?
No es difícil adivinarlo.

V. … ¿O ES TODO UNA COMEDIA?
Claro, que también cabe la posibilidad de que Galván no sea espía ni de la CIA ni del CNI sino que sólo sea un pobre hombre que, como se dijo en el juicio, padece una esquizofrenia. No deja de ser sorprendente que después de liberado volviera, precisamente, a Murcia para alojarse en un hotel. Si estuviera tan protegido por la CIA y el CNI, ¿habría tenido que volver a Murcia a alojarse en un hotel?
Si Galván no es un espía su liberación tendría otras causas.
Una posible causa sería la de enviar un «mensaje» a los turistas sexuales que visitan Marruecos para animarles a no dejar de visitar el país en búsqueda de su corrupto comercio.
Otra posible causa sería que la concesión del indulto a alguien a quien se pidió sólo su traslado a España para cumplir su pena fue una operación destinada a provocar que la población marroquí dirigiera su ira contra España, como he sugerido en dos anteriores artículos (aquí y aquí). Lo ocurrido después se explicaría porque la estrategia diseñada por el majzen para dirigir la ira del pueblo contra España fue aprovechada por la oposición al majzen para cargar, precisamente, contra el sultán. El majzen, en esta hipótesis, se habría disparado un tiro en el pie.

ARTÍCULOS DE ESTA SERIE
«Caso Galván»: ¿ha jugado la CIA un papel? (6-VIII-2013)
Indultos de Mohamed VI: pederastia, espionaje, narcotráfico, hipocresía, mentiras y deslealtad (3-VIII-2013)
Mohamed VI se burla de Juan Carlos I: sigue el fracaso del viaje real (1-VIII-2013)
Juan Carlos I a Mohamed VI: liberad a Barrabás (31-VII-2013)
«Declaración conjunta» hispano-marroquí: García-Margallo miente (de nuevo) sobre el Sahara Occidental (23-VII-2013)
Viaje del Rey a Marruecos: fracaso político y violación constitucional (19-VII-2013)
¿Profana Juan Carlos I la historia de España en el aniversario de las Navas de Tolosa? (17-VII-2013)

OFERTAS BRONCE

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 1 Y EL 20% !!!

Desde el descuento más pequeño a las ofertas más increíbles, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído