CAMBIO DE GUARDIA EN EEUU

Represalias: los activistas que asaltaron el Capitolio comienzan a perder sus empleos

Algunas empresas han contratado detectives para identificar a los irrumpieron en la sede del Poder Legislativo en la caótica jornada del miércoles

Represalias: los activistas que asaltaron el Capitolio comienzan a perder sus empleos
Un manifestante partidario de Trump, durante el asalto al Capitolio. PD

Como ocurre casi siempre y en casi todas las sociedades, el personal se pone a favor de corriente. Y ahora, en EEUU, empuja contra Donald Trump y todo lo que le rodea.

Activistas en favor de Trump que irrumpieron y asaltaron el Capitolio de los Estados Unidos en Washington DC comienzan a ser reconocidos por las empresas que los tienen contratados y experimentan las primeras consecuencias de sus violentas acciones: sus empleadores ya no quieren contar con sus servicios y pasaron a engrosar la lista de desocupados.

Las imágenes en las redes sociales y en las cadenas de televisión que fueron viralizadas, permitieron a muchas compañías identificar a los violentos partidarios que violaron la seguridad de una de los edificios más emblemáticos de la democracia norteamericana. Muchos de ellos pertenecían a corporaciones en varios lugares del país que no dudaron en sancionarlos con la expulsión de la firma.

Uno de los alcanzados por las medidas ejemplificadoras fue un abogado identificado como Paul Davis, quien en las escalinatas del congreso norteamericano vociferaba su intención de irrumpir en el edificio para interrumpir la sesión en la que se certificaría el triunfo electoral de Joe Biden como nuevo presidente de los Estados Unidos.

“Todos intentamos entrar al Capitolio para frenar esto”, dijo en sus redes sociales el letrado.

Goosehead Insurance, la firma que lo empleaba, decidió cesarlo de inmediato.

“Paul Davis, consejero general adjunto, ya no es empleado de Goosehead”, anunció en un breve comunicado la compañía.

Otra de esas empresas es Navistar, basada en Maryland. Uno de sus trabajadores se mostró en el interior del Capitolio con una identificación corporativa.

Estaba al lado de Jake Angeli, más conocido como Q-Shaman, el activista vestido como un nativo siux cuyas imágenes recorrieron el mundo.

“Navistar Direct Marketing se enteró de que un hombre con una insignia de la compañía fue visto dentro del Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021 durante la violación de seguridad.  Después de la revisión de la evidencia fotográfica, el empleado en cuestión ha sido despedido por causa justificada. Si bien apoyamos el derecho de todos los empleados al ejercicio pacífico y legal de la libertad de expresión, cualquier empleado que demuestre una conducta peligrosa que ponga en peligro la salud y seguridad de otros ya no tendrá una oportunidad de empleo con Navistar Direct Marketing”.

Jake Angeli, con cuernos, alias Q-Shaman y a su izquierda, un empleado despedido por irrumpir en el Capitolio

Rick Saccone, de Pensilvania y ex representante también se hizo presente en las puertas del Capitolio.

Hata ayer era profesor Saint Vincent College, donde estuvo durante 21 años. La institución decidió terminar con su vínculo profesional. La decisión fue tomada por el directorio de la casa de estudios. Michael Hustava, director senior de Marketing y Comunicaciones señaló:

“Como resultado de una investigación, el Dr. Saccone ha presentado y hemos aceptado su carta de renuncia, con vigencia inmediata. Ya no estará asociado con Saint Vincent College en ninguna capacidad”.

El presidente del Saint Vincent College, el padre Paul R. Taylor, indicó en un comunicado:

“Fuimos testigos de que ciertas personas en Washington, DC estuvieron involucradas en actos de violencia impactantes y aterradores no solo contra las instituciones y las personas de nuestra democracia, sino también contra sus procesos legales. En Saint Vincent College, enseñamos la importancia de la santidad de la vida humana, el estado de derecho, el discurso civil, la libertad de expresión y el compromiso civil, y condenamos enérgicamente las acciones extremas de violencia y destrucción que se exhibieron en la capital de nuestra nación. Creemos que todas las personas tienen derecho a una opinión, pero cuando las creencias y opiniones se convierten en actividades ilegales y violentas, no habrá tolerancia”.

La carta de la máxima autoridad de la institución educativa continuó:

“Nos enteramos de un video publicado por una persona que se había desempeñado como miembro adjunto de la facultad aquí que documentó su participación en la manifestación que tuvo lugar. Preocupados porque sus acciones no reflejaban ni reflejaban nuestra misión, iniciamos de inmediato una investigación interna del asunto. Como resultado, el individuo ha presentado y hemos aceptado su carta de renuncia, con vigencia inmediata. Esta persona ya no estará asociada con Saint Vincent College”.

Pero no sólo aquellos que participaron del asedio y asalto al Capitolio norteamericano están experimentando las consecuencias de sus acciones.

También algunos que se han mostrado a favor de los disturbios sin haber estado en Washington DC. El Partido Republicano de Texas decidió expulsar a Walter West, uno de sus miembros activos, por haberse manifestado positivamente sobre lo que ocurría en el interior del congreso, de acuerdo a CNN.

“El Partido Republicano de Texas de ninguna manera respalda la declaración de Walter West sobre la anarquía que está ocurriendo en el Capitolio. Será destituido como Sargento de Armas del Partido. Si bien apoyamos enérgicamente el derecho de la Primera Enmienda a reunirse libremente, condenamos la violencia y oramos por todos los que se reúnen en la capital de nuestra nación y en el Capitolio. El Partido Republicano de Texas siempre ha estado del lado de la ley y el orden y seguirá estándolo”.

El asalto al Capitolio

Este 6 de enero de 2021, centenares de activistas iniciaron un asedio y un asalto al Capitolio que terminó con gravísimos incidentes que provocaron la muerte de cinco personas.

Fue luego de un acto en el que participó el presidente Donald Trump y en el que se cuestionó el resultado de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 3 de noviembre en la que se alzó ganador Joe Biden.

Más tarde, a los que habían rodeado el edificio, los llamó “patriotas”.

Desde entonces, Trump ha proclamado que los comicios fueron un fraude y que el demócrata no era un legítimo ganador.

Eso provocó que algunos legisladores intentaran frenar la certificación que se aprestaba a hacerse en el Senado ese mismo día en que se iniciaron los violentos disturbios.

Mike Pence, el vicepresidente en ejercicio, resistió la presión de su jefe directo y avanzó con la promulgación de la fórmula ganadora que comandará los destinos de los Estados Unidos a partir del próximo 20 de enero.

Por sus temerarias palabras que provocaron la insurgencia de centenares de seguidores, líderes políticos norteamericanos cuestionaron con dureza a Trump y algunos incluso pidieron que se aplicara la enmienda 25 de la Constitución por la cual puede ser destituido por incapacidad.

Pence, sin embargo, no avanzará con esa medida drástica.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído