Con el objetivo de reducir los costes y mejorar la eficiencia y rentabilidad

La gran banca acelera el ajuste: En 2014 cerró mil oficinas y echó a 6.000 empleados

La gran banca acelera el ajuste: En 2014 cerró mil oficinas y echó a 6.000 empleados
Información, opinión, gente y medios. ER

La gran banca aceleró en el último trimestre del año pasado el ajuste de estructura operativa en España con el objetivo de reducir los costes y mejorar la eficiencia y rentabilidad, dos de las claves en las que el BCE está haciendo hincapié en su nueva tarea de supervisor único.

Explica F. Tadeo en ‘El Economista’ que, a lo largo de 2014, las principales entidades han llevado a cabo un recorte de casi mil oficinas (994 exactamente) y 5.840 trabajadores, lo que representa el 5 y el 5,8% del total, respectivamente.

Estos ajustes se suman a los realizados en ejercicios pasados y no serán los últimos, ya que el sector necesita reducir aún más sus gastos y aún quedan pendientes algunos procesos de integración pendientes, como el de Barclays por parte de CaixaBank y el de CatalunyaBanc por parte de BBVA.

El banco que más sucursales y plantilla ha recortado ha sido el Santander, en parte por el ajuste llevado a cabo como consecuencia de la fusión de todas sus redes en nuestro país, que supuso la desaparición de Banesto y Banif.

Pero el grupo cántabro ha ido más allá de los números previstos inicialmente en el proceso de integración de sus marcas comerciales en nuestro país con el objetivo de elevar las sinergias y ha llevado a cabo una reducción del 13,7% en las sucursales y del 8,3% en el volumen de sus trabajadores.

La intención del grupo es seguir reduciendo sus gastos y su red física al tiempo que implanta su nuevo plan estratégico, que tiene como principal motor el impulso de las nuevas tecnologías para comercializar sus productos.

Popular, el que menos

El que menos ajuste hizo fue Banco Popular, a pesar de que durante el ejercicio pasado ejecutó la adquisición de la filial española de Citibank, que contaba con casi un millar de trabajadores.

En el cuarto trimestre procedió a un proceso de prejubilación de más de un centenar de empleados, lo que llevó al recorte anual de su plantilla a un 2,7%. En cuanto a las oficinas, la tijera afectó al 1,9%.

El presidente del Popular, Ángel Ron, avanzó en la presentación de resultados que el objetivo de la entidad era disminuir los costes operativos en un 10%, por lo que previsiblemente pondrá en marcha otro programa d prejubilaciones y bajas incentivadas.

En el cuatro trimestre Caixabank también impulsó el ajuste, sobre todo de oficinas, con el fin de anticiparse a la absorción de la filial española de Barclays, operación que se materializó el 1 de enero.

A cierre de año, el volumen de sucursales lo situó muy por debajo de la estructura que en principio pretende tener el grupo catalán en nuestro país, que ronda las 5.500.

Sin contar con Barclays, Caixabank finalizó 2014 con un total de 5.251 oficinas, lo que representa el 3,4% del total. Con la filial del banco británico, el número supera los 5.500 centros.

En la actualidad está inmersa en un proceso de negociaciones con los sindicatos para proceder a un ajuste de la plantilla de Barclays, de casi la mitad o 1.200 trabajadores.

Elevar la cuenta de resultados

El recorte de los costes tiene por objeto mejorar la cuenta de resultados, que se ve afectada aún por la todavía gran cantidad de provisiones, por la caída de la actividad y por estrechez de los márgenes financieros.

Poco a poco las entidades esperan ir aumentando su rentabilidad hasta superar el 10%. El objetivo es que se consiga este umbral dentro de dos o tres años.

Los mercados exigen este nivel de retorno de la inversión, pero también el BCE, que en la actualidad están reclamando todos los planes para poder cumplir con tal propósito. De lo contrario impondrá medidas correctoras.

Algunas fuentes del sector no descartan que en nuestro país se produzca alguna otra fusión en el corto y medio plazo debido a la falta de rentabilidad.

En una entrevista con elEconomista, el consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo, vaticinaba que no todos los 15 grupos financieros con mediano o gran tamaño lograrán ser viables, ya que será muy difícil alcanzar incluso el 7% de rentabilidad.

Por tanto, el incremento del ajuste parece más que necesario en el futuro más inmediato. En AFI, por ejemplo, se espera que el número total de oficinas que hay en España prosiga su caída.

Así, prevé que en 2015 se sitúen poco más de 31.000 sucursales, un 5% menos que en septiembre del ejercicio pasado y más de un 32% con respecto a 2008.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído