A Contracorriente

Enrique Arias Vega

Adiós a las clases medias

Ya nada es igual a hace unas décadas. Ni en política. Por eso, no sirven las pegadas de carteles y en cambio se amplifica el uso de fake news en las redes sociales. Lo único cierto es la disminución de la clase media en las sociedades desarrolladas y que, para dirigirla, basta muchas veces el recurso a decretos del poder Ejecutivo, práctica

Lo siento, yo fui feminista

Parodiando a Monsieur Jourdain, protagonista de El burgués gentilhombre, de Molière, resulta que yo he sido toda mi vida feminista sin saberlo. Desde la primera vez, hace más de medio siglo, que hube de buscar una persona para sucederme en mi puesto, elegí para ello a una mujer, mucho mejor preparada que todos los aspirantes masculinos.

Minimalismo e irrelevancia política

Ya son 24 los municipios partidarios de la independencia autonómica del antiguo Reino de León, en su convencimiento de que así les va a ir mejor, se supone. Asistimos, pues, a una especie de moda de minimalismo político, gracias al cual territorios más pequeños que los actuales aspiran a lograr mayor poder institucional. En el fondo

Fracaso contra la violencia de género

Me perturban extraordinariamente las manifestaciones de apoyo tras el asesinato machista de una mujer, con aplausos y demás parafernalia. Para algunos pervertidos, eso hasta podría considerarse como una celebración, con efecto imitación y todo: mis impulsos homicidas —podrían pensar— no son algo anormal, sino que también les suceden

No querer ver las noticias

Lo vengo advirtiendo desde hace tiempo: cada vez hay más ciudadanos hartos de ver las noticias en los medios de comunicación general. Normalmente se trata de personas mayores, pero no sólo ellas, incapaces de entender unas noticias llenas de erratas, narradas en un ininteligible lenguaje llamado inclusivo, de las que no se sabe ni la fiabilidad

Condenados al ostracismo

En términos generales, los tertulianos, conferenciantes y demás creadores de opinión tienen poco que rascar hoy día si no se encuadran en el progresismo dominante. A lo mejor sólo es cuestión de mercado. No hay más que ver las encuestas públicas que siempre ensalzan a los políticos de izquierda frente a sus antagonistas; los recientes

¿Cuál es la diferencia entre fascismo y comunismo?

La pregunta ingenua le fue hecha en 1937 por una estudiante inglesa a Rudolf Hess, entonces presidente del Partido Nazi de Adolf Hitler. En vez de enfadarse, el hombre se echó a reír: “No tengo ni idea”, dijo. La anécdota la recoge la escritora Julia Boyd, en su reciente y revelador libro Viajeros en el Tercer Reich. La cuestión se

¡Qué bueno ser de izquierdas!

De pequeño fui socio del Athletic de Bilbao, lo que no proporcionaba muchas alegrías más allá del masoquismo. Ahora me gustaría ser de izquierdas, no sólo porque es lo que se lleva, sino por las ventajas que supone. La sociedad, al menos la española, parte de que los de izquierdas son superiores moralmente a los de derechas; por eso,

El radicalismo como forma de hacer política

Un yerno mío británico se asombraba, no hace mucho, de que los españoles gritásemos tanto en la calle, sin dejarnos hablar unos a otros ni en las reuniones familiares y, en cambio, nuestros parlamentarios fuesen tan corteses, turnándose en el uso de la palabra y no interrumpiéndose: “Justo lo contrario de lo que sucede en el Reino

Entre la conveniencia y la desconfianza

Se dice que vamos hacia el primer Gobierno de coalición en más de cuarenta años de democracia. Y no es así. En ese tiempo ha habido numerosos Gobiernos regionales pactados entre partidos diferentes, empezando por los de Euskadi y Cataluña. Así que las razones que se arguyen para su dificultad ni son exclusivas de ahora ni han supuesto

Los que odian a España

Se puede odiar a España, por supuesto. De hecho, durante toda la Edad Moderna así lo ha hecho la mayor parte de los países europeos: Francia, Gran Bretaña, Italia, Holanda… El suyo era un odio racional y lógico, basado en la premisa de los vasos comunicantes: cuando más se vacíe el potencial de España, más crecerá el mío. Los

Una sociedad cada vez más fragmentada

Los informativos están llenos de algaradas y de violencia en los cinco continentes. No se trata como antaño, de conflictos entre unos países y otros, sino en el interior de las mismas sociedades. Acabo de leer un artículo del pensador Moisés Naím, que nos aproxima al tema. Alianzas repugnantes, lo titula, y explica que cada vez más

La Confederación Hispánica

Sé que muchos de ustedes no se lo creerán, a pesar de los muchos indicios que apuntan en ese sentido, pero quizá dentro de tres años no les quedará otro remedio que rendirse a la evidencia. El primer indicio, el pitorreo que se traen con nuestra Constitución, al menos la tercera parte de nuestros políticos. No es sólo su sistemático

¡Viva el consumismo!

A pesar de la enorme Deuda Pública de la mayoría de los Estados, entre ellos el español, y del crecimiento sin freno de su Déficit Público, se ha impuesto entre la izquierda y sus intelectuales —como los sobrevalorados Premios Nobel de Economía Paul Krugman y Joseph Stiglitz—, la tesis de que para prevenir y combatir la crisis que

Historia de dos mujeres

Reto a los lectores a que me digan el nombre de la nueva presidente de la Comisión Europea que asistirá a la conferencia sobre el clima de Madrid. Muy pocos sabrán que se llama Ursula von der Leyen. En cambio, casi todos conocen el nombre de Greta Thunberg, la adolescente que ya es la absoluta protagonista de esta cumbre mundial. Sea cual

¿Es fascista el humor?

El gran poeta comunista Gabriel Celaya llegó a decir que “el humor es fascista”. El hombre, amargado, y con mucho dolor acumulado en sus espaldas, no gozó de la liberación catártica del humor. Peor para él. Claro que para que el ingenio y la ironía resulten eficaces es preciso que, como “la caridad bien entendida”, que decía

Diferencias entre Euskadi y Catalunya

El independentismo catalán aprendió de la violencia etarra en Euskadi (sobre todo de la kale borroka) para su insurrección separatista. Ahora son los abertzales vascos quienes imitan la organización secesionista catalana para acabar con el Estado español. Hasta ahí las semejanzas, porque los nacionalismos en las dos regiones españolas

Vértigo informativo

Se me queja un amigo de que le hago el envío sólo una vez al mes de los artículos que escribo, con objeto de no agobiarle con una mayor frecuencia de mis escritos: —Es que llegan ya envejecidos —arguye—, al referirse a acontecimientos que ya han pasado y de los que ya he oído hablar. Le explico que esto no es lo importante, sino

La Constitución muerta

De los parlamentarios recientemente elegidos, al menos la tercera parte de ellos no cree en la Constitución Española. Probablemente, más, y no ya por la floración de partidos separatistas, nacionalistas y regionalistas de estos últimos comicios, sino porque muchos diputados electos no comulgan con la forma del Estado ni con otros preceptos

La rebelión de las clases medias

Hace tiempo que la rebelión social no es urgida por las masas depauperadas, si es que alguna vez lo fue. Es verdad, no obstante, que estaban los sans-culottes en la toma de La Bastilla o que a Evita le gustaba hablar de sus pobres descamisados. En tal caso, ésas son historias del pasado. La primera revuelta que presencié personalmente,

Cuando «diálogo» quiere decir «imposición»

Hay palabras que me resultan estremecedoras por su perversión. Quizás la mayor de todas ellas sea “diálogo”, cuando los que la utilizan quieren decir en realidad “imposición” de sus ideas y de sus acciones sobre las de los demás. La cosa no es de hoy. Cuando en 1939 Neville Chamberlain era Premier de Gran Bretaña, aceptó una

«Mientras dure la guerra»

Hay que ser cainita en uno u otro sentido (es decir, muy bestia) para hacer una crítica frontal y despiadada a la película de Alejandro Amenábar. No sólo porque es estéticamente bella, sino porque intenta, de todas, todas, algo tan imposible y deseable como la ecuanimidad. Claro que está llena de imprecisiones de detalle que un salmantino

La primera ficha del dominó

Cataluña, lo siento mucho, sólo es la primera ficha de un dominó global, cuyas piezas están puestas en fila para que, una vez empujada la primera, vayan cayendo una tras otra, hasta que no quede ninguna de ellas en pie. Es sólo una hipótesis, claro, pero que pone en cuestión la tesis mítica y áurea de aquellos separatistas que creen

Las razones de los «indepes»

Entiendo perfectamente las razones de los independentistas catalanes. Incluso que lleguen a ser una gran mayoría social. La gente se mimetiza con su medio. Sucedió aquí con Francisco Franco (no todos los asistentes a sus multitudinarias muestras de apoyo fueron forzados), con Adolf Hitler (hasta Austria se incorporó voluntariamente al

Izquierdistas de nuevo cuño

La gente e izquierdas de mi tiempo —en la que me integré para luchar contra el franquismo— eran personas austeras, orgullosas de los valores proletarios de la época: moral rigurosa, espíritu de sacrificio, capacidad de aguante, más preocupada por el futuro colectivo que por sus intereses personales inmediatos… Los nuevos izquierdistas,

Pensamiento único y censura

Una ola de corrección política invade el mundo y ha anidado especialmente en España. Ya no hay pues libertad de pensamiento y, por consiguiente, de expresión: la esencia de las mismas es que cualquiera puede decir lo que le venga en gana, aunque sea una tontería, una insensatez o un particular punto de vista, sin que ello le comporte

En cualquier otro país…

A los españoles nos ha gustado desde siempre denigrarnos diciendo frases de este jaez: “En cualquier otro país esto no ocurriría…” O aquella otra: “En un país serio a nadie se le ocurriría hacer las cosas como se hacen aquí…” No sé si esto se debe a un complejo atávico de inferioridad o a que somos los primeros que se han

Vivir entre la emoción y el aburrimiento

No podemos quejarnos de vivir aburridamente. Por no saber, ignoramos hasta qué Gobierno tendremos y, ni siquiera, si algún día llegará a formarse un Consejo de Ministros, de repetirse una y otra vez los mismos resultados electorales. Por si eso no les pareciese suficientemente emocionante, piensen en qué será de sus pensiones, los que

Más información y peor informados que nunca

No hace falta ser un lince para saber que hoy día tenemos más información que nunca, hasta sobre cualquier nimiedad. No digamos ya sobre acontecimientos realmente importantes o meramente morbosos, como el juicio de Ana Julia Quezada, que está cubierto por 150 periodistas de 35 medios convencionales. Además de los reporteros tradicionales,

Europa mira hacia otra parte

Socialistas y conservadores alemanes están contentos porque la nueva extrema derecha no ha ganado en las elecciones estatales de Sajonia ni en Brandeburgo. Aun así, los ultras han obtenido tantos votos como el partido de Angela Merkel y casi el doble que los socialdemócratas. ¿A qué viene, pues, tanta alegría?: a que ambos han conseguido

¿Cuánto cuesta Groenlandia?

Tras el anuncio de Donald Trump de querer comprar Groenlandia, el semanario económico portugués Expresso la ha valorado en 1.300 millones de euros, teniendo en cuenta que ya en 1946 otro presidente norteamericano, Harry Truman, había ofrecido por ella a Dinamarca 100 millones. Es mucho dinero, por supuesto, comparado con los 15 millones

Corrupción de conceptos

Hace tiempo que liberales como yo estamos hechos un lío. Partimos de la base que cualquiera puede decir de nosotros lo que quiera, hasta en tono cruel o violento, pues para eso creemos en la libertad de expresión. No entendemos, sin embargo, que beatíficas o inanes opiniones nuestras sean consideradas poco menos que delitos de lesa humanidad.

Ola de miedo (o el mundo al revés)

Me llama una amiga norteamericana que emigró a los Estados Unidos hace casi cincuenta años, cuando en su Colombia natal las guerrillas de las FARC mataban a troche y moche (varios de sus familiares más directos fueron asesinados). Ella, que en su día votó a Trump, ahora tiene miedo. —Hablo con mis amigas de Bogotá y me dicen que allí

Pedos de las vacas y población

Resulta que ahora uno de los culpables del cambio climático es el ganado. Según los expertos (?), el 18% de los gases del efecto invernadero se debe a los pedos y las heces de las vacas. Tal cual. O sea, que tiene que haber menos reses y nosotros, en consecuencia, comer menos carne. Bueno: es la última teoría sobre el calentamiento global,

Odio, Prejuicio, ignorancia…

Llevamos una semana de odio. Y van… Odio está tras los tiroteos de El Paso y Dayton, en Estados Unidos. En una medida no tan cruenta, está también bajo las cobardes agresiones sexuales en manada. Y, en otra forma, en los escraches a tus adversarios políticos (aquí y fuera de aquí) y en las celebraciones por la excarcelación de asesinos

Todo el mundo es fascista

Resulta que ahora todo el mundo es fascista, a tenor de los insultos que unos dedican a otros y viceversa. En este mundo en el que la violencia todavía es predominantemente verbal, el dicterio de fascista compite sobre todo con el de franquista, cuando la mayor parte de la población no ha vivido aquella cambiante época política y cuyo

¿Por qué se les aplaude?

Se ha puesto de moda aplaudir los féretros de quienes han muerto violentamente. No me parece ni bien ni mal; simplemente me pregunto ¿por qué se hace? Supongo, obviamente, que no se trata de un homenaje al autor de la fechoría, sino de un tributo respetuoso a las víctimas, lo hayan sido por violencia de género o por accidente de circulación,

La corbata de Pablo Iglesias

No sé si ustedes se habrán dado cuenta, pero Pablo Iglesias ha usado más la corbata durante la última semana que en toda su vida anterior junta. Nadie ha visto que el líder de Unidas Podemos haya exhibido nunca antes esa prenda, reaccionaria al parecer, en presencia del Rey, en actos institucionales ni en sus distintas visitas a La Moncloa.

Apoyo de «la diversidad ideológica»

En política uno puede creer y hasta odiar lo que quiera. Allá él y su conciencia. Incluso puede asesinar en apoyo de sus creencias, como han hecho los miembros de ETA que se han transmutado luego en demócratas sui géneris. Eso debe ser lo que la vicepresidenta Carmen Calvo denomina “diversidad ideológica”. Es una manera fina de llamarlo.

Lo políticamente correcto

Lo políticamente correcto no es inmutable. Y menos entre los progres. En los últimos años del franquismo, lo que molaba era estar a la izquierda del Partido Comunista, de cuyos militantes se decía con desdén que eran “socialburgueses”. Muchos de aquellos radicales, más maoístas que Mao, al cabo de unos años cambiaron la revolución

Enrique Arias Vega

Periodista y economista bilbaíno, diplomado en la Universidad de Stanford (USA), lleva escribiendo casi cuarenta años. Sus artículos han aparecido en la mayor parte de los diarios españoles, en la revista italiana Terzo Mondo y en el periódico Noticias del Mundode Nueva York.

Lo más leído