Esto es lo que hay

Miguel Ángel Violán

Para que no me olvide (apuntes dominicanos)

Regresado de Dominicana, tomo algunas notas de eventual desarrollo futuro:

*la belleza del árbol central del jardín del hotel «El Embajador» en Santo Domingo. Iluminado de noche, adquiere proporciones mágicas.

*igualmente el bar Las Cotorras de El Embajador, rodeado de un césped de primera división.

*el formato del periódico El Listín Diario: largo pero estrecho, un formato inusual en Europa.

*la cantidad de shows televisivos que pueblan la televisión dominicana, su tono desenfadado no exento de griterío

*el «Espacio Freddy», nombre del cuartito en la azotea de la Casa de Teatro en la Zona Colonial de Santo Domingo. Allí Freddy Ginebra invita a sus más allegados (coincidí con un hijo del escritor Mario Vargas Llosa)donde son sometidos a un ritual iniciático: la ingesta inmediata de dos vasos repletos de ron, descalzarse y pensar en un deseo.

*la mendiga septuagenaria de la avenida Churchill y la legión de mendigos que frecuentan esa arteria, a manera de personajes de las obras de Ramón María del Valle Inclán, inválido hemipléjico arrastrado en carrito incluido).

*el amplio y sabroso bufete de desayuno (de 6 a 11 de la mañana) del hotel El Embajador, actualmente medio en renovación, propiedad de la cadena Barceló, obras dirigidas por un arquitecto catalán.

*la galería fotográfica del hotel, en los bajos, que incluye las visitas del dictador Trujillo, quien por cierto se hacía llamar «generalísimo» (¡cuántas cosas llegaron a pasar en ese emblemático establecimiento, a 10 minutos de mi universidad, la PUCMM).

*sobre la vida de Trujillo escribió Mario Vargas Llosa el impactante libro «La fiesta del chivo». Me lo acaban de obsequiar en versión sueca («Bockfesten») para que me entrene con la lengua, extraído de un estante perdido de un remoto IKEA: ¡gracias, Patricia!).

*la expresión dominicana «ta-tu-tien?» (¿estás tú bien?, un prodigio de concisión)

*la expresión «aplatanado», que significa «dominicado» (en Canarias significa otra cosa: adormecido por el sempiterno calor)

*el verbo «chapear», vivir a costa de alguien.

*la irritante inflación dominicana: un servicio de restaurante tiene un IVA del 18% más un 10% de recargo obligatorio para el pago del personal, propina voluntaria aparte: ¡todo de entrada vale ya un 28% más de lo que parece!

*las espectaculares vistas del local «Boca Marina» en Boca Chica, cerca del aeropuerto dominicano.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Violán

Miguel Ángel Violán, Barcelonés. Periodista y escritor. Formador de comunicadores con millares de ex alumnos repartidos por toda España y Latinoamérica. Es doctorando en oratoria y conferenciante.

Lo más leído