Se ha reinventado

¿Qué fue de alma de Mecano, José María Cano?

El músico que enamoró a Ana Torroja y enredó a su hermano para formar el grupo

Los hermanos Cano se quisieron mucho pero «llegaron a darse de hostias», como recuerda uno de los artífices de su éxito. En un momento tuvieron que obligarles a grabar sus temas en estudios separados. Después, un directivo elegía la lista final de canciones de cada disco, la mitad de uno y la mitad de otro. Hoy Nacho vive en Miami y José María, en Londres, centrado en la pintura, donde se ha convertido en un cotizado pintor . La historia conjunta como estrellas del pop empieza hace treinta y tantos años y termina en 1992, con una fugaz reunificación en 1998, cuando los Mecano como tal publicaron un recopilatorio. José María anunció poco después la disolución definitiva. Entonces también comenzaron su vidas por separado. Al mayor del trío (se lleva cuatro años con su hermano y unos meses con Ana Torroja) es al que mejor le va, al menos en el terreno profesional y en el económico.

José María vende sus apreciados cuadros por decenas de miles de euros, recoge los frutos de su labor como compositor de éxito y ejerce como inversor inmobiliario. El mayor del mítico trío disfruta de su madurez junto a su hijo Daniel, con el que comparte casa. El joven es fruto de su unión con una azafata de la que se divorció tras una dura y costosa pelea en los tribunales, según recoge Informalia.

Ha conseguido que se vendan obras suyas en Sotheby’s

Entre 2012 y 2013, la famosa casa de subastas logró que se pagaran hasta 81.000 dólares por un cuadro, y otras obras del artista español superan los 60.000. El propio José María gastó mucho dinero en arte cuando estaba en lo más alto con Mecano. Se hizo con una buena colección en la que había cuadros de Barceló y de Schnabel. Lo que pasa es que tuvo que venderlos cuando llegaron tiempos duros, en concreto cuando fracasó su ópera Luna, que estuvo a punto de arruinarle.

Fue entonces cuando se reinventó y cambio las corcheas por los pinceles. Logró el favor del suizo Bruno Bischofberger, uno de los galeristas más poderosos del mundo del arte, el mismo que fichó a Miquel Barceló en su día. Aunque Cano de Andrés (así firma el músico sus cuadros) ya no trabaja con Bischofberger, cuenta con su propia galería en la capital británica, el elegante barrio de Holland Park, en la mansión que inspiró al escritor escocés James Matthew Barrie para escribir Peter Pan.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído