LOS RICOS TAMBIÉN LLORAN

La pasión de Megan Fox, o cómo todo el mundo se olvidó de ‘la mujer más sexy del mundo’

La pasión de Megan Fox, o cómo todo el mundo se olvidó de 'la mujer más sexy del mundo'
Megan Fox. EP

Era única, intocable (Paga 3,7 millones para tener sexo con Megan Fox y otras macizas… y se queda a dos velas ).

En 2007, Megan Fox se llevó el «honor» de ser la personada más buscada en Google al tiempo que las revistas la elegían como la mujer más atractiva del mundo (Critican a Megan Fox tras publicar una foto de su hijo disfrazado de princesa).

La actriz tenía 21 años y apenas había hecho nada en el cine hasta que Michael Bay la eligió para protagonizar «Transformers», la película que la catapultaría a la fama pese a que su papel no era más que una comparsa para el protagonista, Shia LaBeouf (Megan Fox convertida en una sensual y explosiva super-heroina de Marvel).

No era, todavía, el momento de las mujeres empoderadas en los «blockbusters» de Hollywood y Megan Fox se tuvo que conformar con enseñar más que actuar en una película con tanta testosterona como explosiones.

Aún así, la joven logró trascender la idea de «sex symbol» para continuar su carrera en el cine. Una carrera que, por otra parte, jamás despegó.

Buena parte de culpa la tuvo la propia Megan Fox. O, mejor dicho, la fama de problemática y agresiva que se labró desde su primer gran papel:

«¡Por fin se hizo famosa! ¡Iba a ser la próxima Angelina Jolie! Espera un segundo… dos de nosotros trabajamos con Angelina… espera otro segundo, ello no es Angelina. Angelina es una profesional. Trabajar con Megan Fox, que por cierto, es más tonta que las piedras, fue un sufrimiento».

Eso dijeron sus compañeros de rodaje, que salieron en defensa del director después de los insultos de Fox:

«Michael Bay quiere ser como ‘Hitler’ en los rodajes, y así se comporta. Es una auténtica pesadilla trabajar con él, pero cuando le sacas del rodaje y no está en modo director, la verdad es que me gusta su personalidad porque es muy torpe, tan desesperadamente torpe…».

Y es que sus compañeros jamás hablaron bien de Megan Fox: «Cuando está delante de la prensa es la reina de sacar mierda del rodaje y de posar como una auténtica actriz porno.

Y sí, tuvimos el tiempo de verla intentar actuar en el rodaje y es bastante vergonzosa. Considerar la posibilidad de dedicarse al porno sería una buena opción», publicaron en la página oficial de Michael Bay sus compañeros de Transformers.

Desde aquel 2007 en el que fue la reina de Hollywood, su carrera no ha alzado el vuelo, y eso que protagonizó en 2009 «Jennifer’s Body», un filme que hoy es de culto pero que la crítica destrozó. Y desde ahí, para abajo.

«Jonah Hex» (2010), que en España no vio nadie y que le valió su primera nominación a los Razzie; «Passion Play», que tampoco vio nadie ni siquiera en EE.UU.; un par de cameos en títulos menores como «Si fuera fácil» y «El dictador», ambas en 2012.

Desde entonces hasta 2019, en esos siete años, solo ha trabajado en la fallida franquicia de Las Tortugas Ninja, que fue un batacazo y por la que volvió a ser nominada a un Razzie. Una carrera desastrosa, sin más eufemismos.

Durante su declive profesional, eso sí, la prensa del corazón la utilizaba como carne de cañón para rellenar titulares acerca de la identidad desconocida del padre de su hijo, entre otros «escándalos» rosas.

Habrá que ver si este año Megan Fox remonta. De momento, está a la espera de estrenar «Zeroville», dirigida por James Franco sobre un joven actor que llega a Hollywood y acaba destruido por las drogas y el alcohol.

También la veremos en una producción coreana titulada «Jangsa-ri 9.15», en la que da vida a la la periodista estadounidense Marguerite Higgins, jefa del departamento japonés del New York Herald Tribune cuando estalló la Guerra de Corea y ganadora del premio Pulitzer en 1951.

Una película en la que veremos a una Megan Fox totalmente irreconocible, tal y como se puede comprobar en la foto del rodaje.

Habrá que ver si sus compañeros de estas últimas películas repiten lo que escribieron de ella sus colegas de Transformers: «Megan es una chica desagradecida, sin clase, sin gracia y una antipática. Es muy triste cómo la fama puede cambiar a las personas, y más aún que sea el ídolo de chicas jóvenes. Si sólo supieran a quién admiran…».

.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído