Alcanzó la fama por desnudarse y ahora es un símbolo por denunciar que la pornografía es otra forma de explotación

La pesadilla de Mia Khalifa: alcanzó la fama como actriz porno y ahora no puede borrar sus escenas con la hijab

La joven libanesa ha recibido amenazas de muerte por aparecer teniendo relaciones sexuales con la hijab puesta, pero sus contenidos siguen disponibles en PornHub

La pesadilla de Mia Khalifa: alcanzó la fama como actriz porno y ahora no puede borrar sus escenas con la hijab
Mia Khalifa.

La semana pasada Mia Khalifa se hizo viral en las redes sociales de muchos países. La joven que tuvo un paso arrollador por el mundo del porno ahora vive una auténtica pesadilla para que su imagen más popular –una jovencita musulmana teniendo relaciones sexuales con la hijab puesta– sea borrada del internet.

Mia es una libanesa que hoy tiene 27 años, sin embargo, tenía 21 cuando se dedicó por algunos meses a grabar vídeos pornográficos, en aquel momento, según ella, no era lo suficientemente madura para saber lo que estaba haciendo, hoy es de las más buscadas en Google.

La semana pasada, no sólo su nombre era tendencia, también un hashtag: «#JusticiaParaMia», en español y en inglés.

La ex actriz porno agradeció el apoyo en las redes sociales, pero lo hizo contando otra escena que sucedió cuando grabó un video de la hijab.

En un hilo de Twitter que volvió a convertir “Justice for Mia” en tendencia, contó que el jefe de la empresa Bang Bros le dijo que un fotógrafo de Vogue quería hacerle fotos para la revista. Cuando fue -ilusionada- se encontró con un fotógrafo que la hizo sacarse la ropa interior y posar con un hijab y réplicas de rifles automáticos. Agregó, además, que el hombre dirigió las poses con sus propias manos. “Me sentí barata, menospreciada e indefensa”.

Según contó en sus redes, su gran batalla es contra la mega productora XXX Bang Bros, a la que acusa de seguir poniéndola en peligro al promover videos viejos como si fueran nuevos, haciendo que millones de personas piensen que sigue haciendo porno.

«Las amenazas de muerte son emocionalmente paralizantes, no me he sentido segura en años ni yendo a un almacén sola».

También el sitio Pornhub -el gigante que liberó sus contenidos al comienzo de la cuarentena y capturó nuevos usuarios de todo el mundo- sigue promoviéndola como «estrella porno». Al lado de su perfil muestra que sus videos fueron vistos 903,916,497 veces. Sólo el clip llamado «el video que llevó a Mia Khalifa a otro nivel» tiene tres millones de reproducciones.

Los vídeos que le valieron amenazas de muerte siguen disponibles. Por estos le llegó una foto de ella sobre la de alguien decapitado y le prohibieron la entrada a Medio Oriente.

«El infame video de la hijab ha significado amenazas de muerte del ISIS, que han apuntado contra Mia desde el lanzamiento, en 2014, hasta hoy. Mia asiste a terapia de manera constante por el trauma, el distrés que le causó y las consecuencias del bullying», señala la petición. Según la misma publicación, sólo recibió 12.000 dólares por los videos.

Mia Khalifa tiene casi 21 millones de seguidores en Instagram, seis millones más que Madonna, por hacer alguna comparación. Vive en Estados Unidos y estudió Historia en la Universidad de Texas. Aunque está claro que no tuviese la popularidad de la que disfruta actualmente si no fuera por sus vídeos calientes, ahora mismo se ha convertido en un emblema de lucha para quienes sostienen que la pornografía es otra forma de explotación de los cuerpos de las mujeres.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído