Las más extrañas apuestas de la historia del juego

Las más extrañas apuestas de la historia del juego

El origen de la historia del juego se remonta a miles de años atrás. A lo largo de ese extenso viaje se han dado increíbles victorias e intolerables derrotas, fraudes espectaculares y apuestas inimaginables… Es de lo último de lo que vamos a hablarte a continuación.

En 2004, un joven y entusiasta inglés llamado Ashley Revell, decidió apostar todo lo que había conseguido ahorrar hasta entonces. Sus padres y sus amigos intentaron disuadirle, pero él se mantuvo firme en su idea. Primero, Ashley vendió los artículos menores –incluso ropa y zapatos–. Luego se deshizo de su televisión, la bici, una cadena de música nueva, su reloj Rolex y su BMW. Después sacó 10.000 £ del banco y… se dio cuenta de que tenía 135.000 $ en sus manos.

Para cuando Ashley reunió ese dinero, el programa de British TV «Doble o nada» le ofreció convertirse en el héroe de su «reality show». Revell aceptó y se encaminó a Las Vegas con el corazón acelerado…

Decidió jugar en el casino del hotel Plaza. Bajo la atenta mirada de muchas cámaras de vídeo, cambió su dinero por fichas del casino y se dirigió a la mesa de la ruleta. Un empleado del casino se apresuró a informarle de que «Si la bola da más de tres vueltas y para entonces no ha elegido color, su apuesta no contará». Ashley asintió, esperó a que la ruleta empezara a girar y se oyó a sí mismo gritar: «¡Apuesto al rojo!».

Más tarde confesaría que en ese momento sintió como si el mundo entero se hubiera detenido. Le pareció que la ruleta giraba durante tanto tiempo que no consiguió describirlo con palabras. Cuando la bola se detuvo por fin, todos los que estaban alrededor de la mesa empezaron a aplaudir. ¡Siete rojo! ¡Gana! ¡Gana!
Ashley ganó 270 600 $. ¡Se gastó el dinero en crear su propio casino online, en viajar por Europa y en la moto de sus sueños!

Algo parecido le ocurrió a otro hombre, William Lee Bergstrom, conocido también como «El hombre del maletín». En los años ochenta, William –al que siempre le apasionó el juego–, se enteró de que Benny Bignon había establecido una interesante regla en el casino Horseshoe, según la cual la primera apuesta podía ser de cualquier valor, pero con una condición: durante el resto del día ese sería el límite máximo permitido. Es decir, no se podría apostar un valor mayor.

A Bergstrom le llamó la atención y decidió probar. Se dirigió al Horseshoe en cuanto llegó a Las Vegas. Llevaba un maletín lleno de dinero en cada mano. Entre los dos había un total de 777.000 $. William esperó a que contaran el dinero (llevó un buen rato) y tomó su decisión. «Apuesto todo a la barra de no pase», dijo. Unos minutos después, Bergstrom ya estaba metiendo otra vez dinero en sus maletines…

Ningún hombre normal volvería a arriesgarse tanto. Pero William no era un hombre normal, así que decidió hacerlo de nuevo. Esta vez apostó 590 000 $ en Horseshoe. ¡Y la suerte recompensó su valor!

Bergstrom apostó una tercera vez, 190.000 $, y una cuarta, 90.000 $. Sorprendentemente, ¡ganó también las dos veces!
Pero lo más increíble de todo fue su quinto intento… William llevó al casino sus maletines literalmente llenos de dinero. ¡Y decidió apostar un millón!, ¡un millón de dólares! Ahí fue cuando perdió…

Bergstrom se suicidó de un tiro tres meses después. Encontraron su cuerpo en uno de los cuartos del Strip de Las Vegas. Todavía no se sabe si lo que provocó esa tragedia fue su última derrota, porque a pesar de ella le ganó al casino Horseshoe nada menos que 647.000 $.

Otra fantástica historia tuvo lugar en 1989, cuando un residente de Gales, de nombre desconocido, se presentó en un corredor de apuestas para hacer una innovadora apuesta sobre cuatro eventos completamente inauditos. Fueron estos:

  • el cantante Cliff Richards será nombrado caballero,
  • el grupo U2 seguirá unido,
  • la serie Eastenders seguirá en la BBC,
  • la serie Vecinos seguirá en British TV.

La probabilidad de acertar una apuesta como esa era de solo 1 entre 6479. En otras palabras, casi imposible… ¡Pero el galés acertó! No sabemos de cuánto fue la superarriesgada apuesta, pero en total ganó 194.400 £.

¿A ti también te gustaría ganar una cantidad tan enorme de dinero? Entonces ve al sitio web del casino Frank y empieza a jugar con sus estupendos bonus de bienvenida. ¡Los mejores bonus del casino Frank te están esperando en https://frank.melhores-cassinos.com/bonus/presentes-para-jogadores! Juega y confía en que ¡los premios llegarán y en que no te harán esperar mucho!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído