MADRID

Manuela Carmena aparece en silla de ruedas ante una campaña con su mano derecha Marta Higueras

La alcaldesa ha abandonado el hospital acompañada de su amiga

Manuela Carmena aparece en silla de ruedas ante una campaña con su mano derecha Marta Higueras
Manuela Carmena saliendo del hospital

Manuela Carmena ha abandonado ya el Hospital Universitario de La Princesa. La alcaldesa ha salido en silla de ruedas, acompañada de su amiga y mano derecha Marta Higueras.

Carmena ha pasado la Nochevieja en el hospital, por una infección ocasionada posterior a su operación de tobillo a la que se sometió, tras una caída en su domicilio. La alcaldesa deberá tomarse su recuperación con paciencia, ya que le esperan unos tres meses en los que ni si quiera podrá plantar su tobillo.–Carmena vuelve al hospital tras ser ingresada por una infección en el tobillo posterior a su operación–

La exjueza ha asegurado que se encuentra bien y que la impresión sobre su estado de salud es buena. Sobre su estancia en el centro hospitalario durante Nochevieja, la regidora ha puesto en valor lo bien organizado que está el hospital, donde los pacientes han disfrutado de uvas y un pequeño botellín de sidra.

LA FOTO DE CARMENA EN SILLA DE RUEDAS, ¿MARKETING POLÍTICO?

Lo que ha llamado la atención de analistas y expertos en marketing político es la imagen de la alcaldesa a su salida del hospital. Hasta el momento, Marta Higueras había huido de los focos.

Esa instantánea, nada inocente, fue distribuida por el propio gabinete de prensa del Ayuntamiento. La imagen fue además ampliamente difundida por Telemadrid en las horas siguientes.–Las víctimas del caótico Madrid Central de Carmena son los más débiles: camareros, trabajadores con horario de noche y personas mayores–

Con la foto, opinan los expertos, Manuela Carmena lanza un mensaje. Según cuenta El Confidencial Digital, es relevante esa aparición con el pie en alto en silla de ruedas tras la operación y ayudada por Higueras, su número dos y, según todas las quinielas, su sucesora natural si la alcaldesa revalida el mandato y decide ceder el testigo antes de que finalice la legislatura.

Los analistas también consideran que la imagen de una alcaldesa lesionada ayuda a que los ciudadanos sintonicen y se solidaricen con ella a pocos meses de las elecciones. De ahí que no se haya optado por la discreción sino por la máxima amplificación del caso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído