El ex actor porno fue detenido por homicidio imprudente en aquelarre con veneno de sapo.

La Guardia Civil concluye que Nacho Vidal cobró 150 euros por el rito chamánico donde murió José Luis Abad

Un vídeo demostraría que Nacho Vidal le hizo el boca a boca al fotógrafo que murió por el veneno de sapo.

La Guardia Civil concluye que Nacho Vidal cobró 150 euros por el rito chamánico donde murió José Luis Abad
Nacho Vidal. PD

José Luis Abad, el fotógrafo fallecido el 28 de julio del pasado año en la casa de campo de Nacho Vidal, para que la estrella retirada del porno lo sometiese presuntamente a una sesión de limpieza con veneno de sapo bufo, habría pagado un total de 150 euros por los servicios del ahora «terapeuta espiritual».

Así lo afirma la Guardia Civil en su investigación, como recoge el atestado entregado al juzgado y las partes del procedimiento judicial abierto por la jueza de Instrucción número 2 de Xàtiva por homicidio imprudente contra Nacho Vidal, su prima y un empleado suyo, según ha informado el Diario Levante-EMV.

Los investigadores del caso han llegado a esta conclusión a partir del testimonio de un conocido de la víctima, que declaró que conocía esta información porque se la contó el propio fotógrafo antes de acudir a Enguera, el municipio donde Nacho Vidal le habría practicado el rito chamánico para supuestamente liberarlo de su adicción a las drogas.

Además, el equipo de Policía Judicial de Xàtiva piensa que no se trataba de una «reunión de amigos», según defiende el exactor, ya que, según han podido saber gracias a otras declaraciones, José Luis Abad no era amigo de Nacho Vidal. En este sentido, la mujer detenida, familiar del valenciano y amiga del fotógrafo, admite que fue ella quien los puso en contacto.

Por otro lado, el atestado incluye capturas del vídeo aportado por la familia de la grabación de la ceremonia, se destaca que se trató de «un evento remunerado y pactado», lo que contradice la versión de Nacho Vidal, que defiende que lo practicó de manera desinteresada.

La detención de Ignacio Jordà, cuyo nombre artístico es Nacho Vidal, se produjo el jueves 4 de junio por los presuntos delitos de homicidio imprudente y contra la salud pública.

Un día después, el exactor, su prima y su empleado pasaron a disposición de la juez.

Tras prestar declaración, los tres quedaron en libertad provisional, sin medidas cautelares.

La juez aún está a la espera del informe definitivo de Toxicología para conocer más detalles sobre la muerte de la víctima.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído