La secretaria judicial y las bestias

Montserrat del Toro es la secretaria judicial que tuvo que salir saltando azoteas, como una delincuente, para esquivar su posible linchamiento ante la Consejería de Economía de la Generalidad. La razón de su importancia, y de la persecución que está sufriendo, reside en que aquel fue uno de los capítulos de violencia más tangibles y evidentes de cuantos deparó, y sigue deparando, el llamado «proceso independentista». Y en que, por tanto, su testimonio ha sido y será decisivo para la calificación como rebelión de todo el episodio golpista y, particularmente, el de los dos “mursianus” conversos que, para nuestra vergüenza, resultaron ser, presuntamente, inductores principales del golpe.

Me refiero a Jordi Sánchez, de familia de Puerto Lumbreras, y a Jordi Cuixart, directamente hijo de murciana y que, según revelación de la nacionalista Gemma Nierga, habla en castellano con sus padres. Pero, ¡ay!, cambia al catalán en cuanto hay terceros delante. Con sólo esto queda definido el personaje. Un tipo que se avergüenza de la lengua de su madre, que la habla a escondidas, que miente (como la mayoría de ellos) sobre su lengua ¡materna! para presentar una Cataluña falsa, no merece más crédito en sus declaraciones que cualquier mafioso.

Y la declaración de la señora del Toro viene a deshacer el relato fantástico, pacifista y zen de Sánchez y Cuixart, al parecer dos monjes budistas que fueron aquel día a orar ante la Consejería de Economía. Por eso ha caído sobre esta mujer toda la ira nazi que hoy aplasta Cataluña. Su nombre y su foto corren ya por las redes sociales separatistas; por la TV3, que ha dado cuenta detallada de ella; y por los digitales subvencionados por la Generalidad.

Ayer no tuve más que entrar en el Gúguel y al instante brotó ante mí uno de estos detritus, “Noticias de Catalunya”, que, con el pie de foto –“URGENTE: Esta es la imagen de Montserrat del Toro, la secretaria judicial en qué se basa el juicio farsa”– incluía en gran formato la imagen de la señora Del Toro, acompañada de las sugerencias que se derivan del texto de la “información”:

“En estos momentos está declarando Montserrat del Toro, seguidora en Facebook de partidos de extrema derecha, de Ciudadanos y grupos anti catalanes. Del Toro es también la secretaria judicial del juzgado número 13 y la persona que, con su testimonio, se basa toda la farsa del juicio que estamos viendo estos días. A Del Toro le dieron todas las facilidades para salir del Departamento de Economía de la Generalitat pero ella se negó sin ninguna base lógica.
Su testimonio, en nuestra opinión falsa y manipulada, ha sido el más importante para intentar vender la imagen violenta del independentismo. Sin pruebas, sin imágenes, solamente el testimonio de esta mujer puede llevar a varios demócratas a la cárcel. Y lo peor, esto es lo que ella busca.
Las bestias”
.

Las bestias, recordémoslo, somos los demás españoles, según la delicada descripción que nos dedicó en su día el presidente Torra. El sentido de todo esto queda redondeado por un titular que aparece al lado como llamada: “Si el independentismo fuera tan violento como dice Millo (exdelegado del Gobierno en Cataluña) mañana le partirían la cara…y no sucederá”. Es lo que merecerían, lo que merecemos, las bestias: que nos partieran la cara, pero el independentismo, como se sabe, es pacífico y floral. En fin, el texto es suficientemente revelador de las intenciones que anida y de lo que le espera a Montserrat del Toro.

Aunque si es la estupidez lo que define a las bestias, a tenor del texto hay que suponer que la inmersión lingüística las produce, zopencas, en manada: “…y la persona que, con su testimonio, se basa…”. Estos chicos ya no saben construir ni conocen el ‘cuyo’. Y la guinda: “Su testimonio, en nuestra opinión falsa y manipulada…”. En efecto, vuestra opinión es “falsa y manipulada”. Y sois tan zoquetes que lo confesáis. Y tan nazis como para ofrecer la imagen de una mujer indefensa y que toda vuestra piara pueda cebarse en ella.

Y estos serán el sostén del próximo gobierno de Sánchez.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído