La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

A trabajar en huelga… ¡por España!

Puesto que estoy en contra de la Reforma Laboral, aunque no completamente, y como defiendo la necesidad de la existencia de los sindicatos, pero critico sus excesos, hoy he apoyado la movilización sindical a medias. No he ejercido mi derecho a la huelga, pero sí el de manifestación. He estado en la multitudinaria marcha que ha cruzado Madrid esta tarde, desde Atocha hasta Sol. Me llevo muchas conclusiones, pero destaco un detalle: la enorme cantidad de banderas de la II República que portaban muchos manifestantes. Incluso había alguna de la Unión Soviética.

Lo digo porque contrasta enormemente con la portada que hoy nos ha “regalado” La Razón. Bajo una gran bandera nacional, un titular claro pedía un compromiso contundente: “Trabaja por España”. Es entonces cuando yo me pregunto: ¿es un antipatriota el que ha hecho huelga hoy? ¿Es un mal español el que denuncia que estamos ante un retroceso histórico de los derechos laborales que tanto ha costado conseguir? En definitiva, ¿qué necesidad hay de mezclar la patria con las ideas, el sentimiento nacional con una convicción íntima sobre el mejor modo de actuar?

Luego se echarán las manos a la cabeza en La Razón al ver a muchos de quienes sí apoyan las movilizaciones sindicales portando una bandera de España que no es la bicolor monárquica y constitucional. Está claro que éste es un tema de fondo, y no creo que los que han escogido la bandera republicana para salir a la calle lo hayan hecho como respuesta al diario.

Pero sí les digo una cosa a los señores de La Razón: han conseguido que alguien como yo, partidario de la Monarquía constitucional, patriota orgulloso y que no ha hecho huelga, hubiera sentido vergüenza de llevar la actual bandera de España en la posterior manifestación de esta tarde. Si algo he aprendido en los últimos años, es que no todos los momentos y contextos son los adecuados para presumir de bandera. Cuando ésta es utilizada para dividir, cuando se asemeja a una idea política concreta y no común a todos, prefiero guardármela en casa. Y no por vergüenza o porque sea menos español. Es porque creo que, en lo que a la unidad del país se refiere, los separadores son más dañinos que los separatistas.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído