Es que hay en el Mundo quien esta «celoso» del crecimiento economico de Israel?

¿Podría el mundo estar celoso del crecimiento de Israel?
Al igual que los judíos han sido envidiados a través de las generaciones por su éxito económico, el crecimiento de Israel también puede ser una fuente de envidia – para Europa, por ejemplo.

El articulo, publicado en Por Israel el 18 de Febrero, fue escrito por Guy Bechor

Muy pocas personas conocen el gran salto que Israel produjo en su producto nacional bruto (PNB) per cápita en la última década y que, ahora, casi encabeza la lista de países europeos.

Mientras que el PIB era de $15.600 en 2003, según las cifras presentadas por los economistas, saltó a $40.620 per cápita en diciembre de 2014, mientras que el producto total aumentó de $104 mil millones a $300 mil millones durante ese período.

Las cifras per cápita podrían haber sido aún mayores, excepto que Israel tiene el mayor índice de natalidad en Occidente – más de tres hijos por madre, siguiendo el salto demográfico judío en el Mundo en la última década, lo que ha llevado a la bendita explosión demográfica en los jardines de infantes de Israel.

Y dónde estamos en comparación con el mundo? En Gran Bretaña, por ejemplo, el PIB per cápita alcanzó casi $50.000 en 2008, mientras que en Israel era alrededor de la mitad de esa cifra. Hoy en día (2014) los británicos están sólo un poco por delante nuestro con $44,330. Francia y Alemania están también un poco por delante nuestro con $43.500 y $47.350, respectivamente. Detrás de nosotros se encuentran países como Italia y, por supuesto, España y Grecia. Además, por primera vez, este año el PIB de Israel superó al de Japón, que se sitúa en $ 39.140.

Este salto desconecta por completo a Israel de nuestra región, con cifras del PIB situadas en los $3.700 en Egipto, $4.870 en Jordania y $6.070 en Irán. El único país de Medio Oriente con cifras mejores es Arabia Saudita – $ 26.510. Pero la fiesta saudita también ha llegado a su fin con la caída de los precios del petróleo. Líbano, mientras tanto, no logra pasar el umbral de los $10.000.

La mayor parte del salto israelí es el fruto de la mente, cuando el mundo está en una época de revolución de la información, y Estados Unidos e Israel son las capitales de esta era. Además, el flujo de gas desde el campo Tamar se suma a nuestro producto, aunque cietas discusiones gubernamentales sobre el mercado del gas, evitaron que el crecimiento saltara mucho más.

Estas cifras aportan muchos significados. Celos, por ejemplo: al igual que los judíos han sido envidiados a través de las generaciones por su éxito económico, el crecimiento de Israel también puede ser una fuente de envidia – para Europa, por ejemplo. ¿Por qué, de repente, son tan exitosos? Después de todo, Europa alcanzó demasiado tarde al tren de la revolución de la información.
Esta vez, sin embargo, los antisemitas no podrán afirmar que nos robamos los recursos de otros. Este salto es el fruto de la mente, invención, nuevas empresas e iniciativas israelíes. Es la razón por la que los países del Este – como India, China, Japón y Corea del Sur – se están acercando a nosotros, incrementando el segmento del mercado asiático aquí. Israel siempre estará dispuesto a cooperar, y también invierte miles de millones en empresas de todo el mundo como parte de una sabia inversión económica y diplomática.

Estas fortalezas nos proporcionan mejores recursos de seguridad, presupuestos estatales que crecen cada año, y la inversión y el desarrollo para las futuras generaciones.
Se podría argumentar que los presupuestos no llegan al hombre de la calle, pero esta afirmación carece de fundamento cuando uno se da cuenta de que los dos últimos gobiernos invirtieron 100 mil millones de NIS (alrededor de $25 mil millones) en un completo cambio que está teniendo lugar en estos momentos en las áreas de transporte e infraestructura en el país, cuyos resultados veremos en un futuro próximo: trenes, carreteras, intersecciones, dos nuevos puertos, otro aeropuerto internacional, etc. Además, el presupuesto nos permite absorber más inmigrantes, asentarlos y construir.

No hay ninguna razón por la que no podamos alcanzar un PIB de $50.000 en unos pocos años, lo que convertirá a Israel en uno de los países líderes del mundo. Esto requiere de todos nosotros un esfuerzo extra, pensamiento extra, imaginación creativa e ideas productivas.

La responsabilidad recae sobre los hombros de los ciudadanos, y debemos esperar que los empleados del gobierno, los múltiples reguladores y los burócratas, no consigan molestar mucho en esa senda nacional.

SUPERCHOLLOS

DESCUENTOS SUPERIORES AL 60%

Una agrupación de miles de ofertas increibles. Nuestro catalogador automático
te facilita el encontrar las mejores oportunidades de una amplia selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído